Varios caminos para analizar la “inhabilidad” en el Concejo Deliberante

¿Quién definirá la situación de Javier Frías? La postura del Municipio y la oposición. En el medio, aprobaron la Rendición de Cuentas. Eduardo Rodríguez arma su equipo, ¿Sergio Milesi a punto de lanzarse como candidato?


(Este es un resumen del newsletter Volver a las Fuentes, realizado por Josefina Bargas y Alexis GriersonLa versión completa la pueden leer acá). 

Triple identidad

“Quiero hacer una grave denuncia” dijo Juan Sánchez y lo que parecía un complejo tratamiento sobre la Rendición de Cuentas 2021 se transformó en algo totalmente distinto. Como para agregarle dramatismo, la transmisión online dejó de funcionar y la sesión se paró. ¿Qué era lo grave?

Juan Sánchez denunció un caso de “inhabilidad” para ser concejal de Javier Frías, de Juntos. La razón era bastante simple: durante su mandato como concejal (desde diciembre) realizó una facturación como proveedor del Municipio, en este caso, de productos panificados. Si bien es una sucesión junto a sus hermanos y su madre, Frías forma parte de una parte de dicha sucesión por lo que lo convierte en proveedor.

No solo eso: Sánchez citó una consulta realizada al Tribunal de Cuentas en 2019 por un caso prácticamente idéntico: una persona que era concejal e ingresó a una sucesión de una empresa que ya era proveedora del Municipio consultó acerca de la incompatibilidad más allá de lo fortuito de la situación. ¿La respuesta? No podía ser concejal a menos que deje de ser proveedor. El caso era idéntico y el Tribunal había dictaminado.

El pedido fue contundente: la cesantía de Frías como concejal por inhabilidad. Incluso, el Frente de Todos dejó en claro que se trata de un caso “de corrupción”. Con todas las palabras, con todo el concepto. 

Cuarto intermedio. Charlas. La cocina de la Sociedad Española como lugar de acuerdos, enojos, negociaciones, tira y afloje. Horas después, varios de los implicados confirmarían que la situación de Frías se sabía de antemano, por lo menos 24 horas antes de lo planteado por Sánchez en el recinto. Incluso algunos hablan de 48 horas. Lo concreto es que sea cual fuere la razón de la demora para negociar, las charlas se dieron en pleno cuarto intermedio. Con los tonos planteados al inicio de este mismo párrafo.

Curiosamente, se lo vio a Francisco González en la misma sala, dirigente radical que, si Frías (quien ya es suplente) decidía tomarse licencia, asumiría en su lugar. Cual banco de suplentes, le faltó hacer el estiramiento y que el DT le diera indicaciones: González estaba listo para ingresar. Pero el oficialismo iba a hacer todo lo posible para que el concejal que proviene del fomentismo se quedara en su banca. 

Volvemos al recinto. Frías tomó la palabra, se defendió, admitió que la panadería es proveedora de hace años, que su padre llevaba el negocio hasta su fallecimiento por COVID y atacó a la oposición local por “vacunados VIP” y demases, saliendo un poco de tema. Juan Sánchez aclaró rápidamente que nadie atacó a Frías ni le machacó la triste noticia y momento familiar sucedido, que incluso lo acompañaban en el dolor.

Frías dijo estar “enojado por la situación” y planteó abstenerse de votar para evitar cualquier suspicacia. Es que hubo facturaciones que claramente entraban en el análisis de la Rendición de Cuentas y era poco ético votar algo que lo tenía como implicado. El Frente de Todos y Ahora Olavarría no acompañaron la propuesta: querían la cesantía. Juntos impuso la mayoría con los radicales y Frías se quedó en su banca y pudo abstenerse.

Más allá de que levantaron la mano, ningún otro concejal de Juntos explicó durante la sesión especial su postura ni se ofrecieron argumentos contrarios a lo que planteaba Sánchez.

Después vendrá el tema Rendición de Cuentas. Vamos a….

Las miradas

El Frente de Todos, tras las exposiciones por la Rendición, tomó una postura de “hartazgo”. “No vamos a ser cómplices de esta situación a las claras viciada de nulidad” dijo Juan Sánchez y pidió, otra vez, la cesantía de Frías.

No había caso: Frías no se iba a mover de su banca y de esta forma, tanto el Frente de Todos como Celeste Arouxet se pararon y se fueron. Una movida que más allá de la actitud de enojo dejó un manto de duda. Si el Tribunal de Cuentas se expidiera y fallara en contra de Frías, ¿no se caería el quórum de la sesión? Al irse el FdT y Ahora Olavarría quedaron sesionando 11 concejales, el número mínimo de quórum. Dudas que aparecieron…

“La ley es clara, el concejal queda inhabilitado si al momento de ejercer sus funciones tiene una relación comercial con el municipio. No solo el Tribunal de Cuentas puede expresarse al respecto, también la Asesoría y el mismo cuerpo de concejales. Además de una irregularidad acá hay claramente un error político por parte del oficialismo que es estirar una definición por no reconocer el error” dijo una fuente del FdT a este newsletter horas después de la sesión.

Si bien al otro día el subsecretario de Administración municipal Federico Calascibetta expresaría una pista de la postura oficial -quedaron en el aire algunas dudas- el Municipio también tuvo contacto con este newsletter y llevó claridad a su mirada con respecto al tema.

En primera instancia, y a diferencia de lo que dijo Juan Sánchez, indicaron que hay otros casos similares en los que el Tribunal falló distinto. Es decir, el edil del FdT solo mencionó el caso que acompañaba el pedido de cesantía, expresa la comuna.

Además, quien debería haber objetado la asunción de Frías es la Comisión de Poderes. Este punto quedó un poco más claro: más allá de que fue un dato que apareció hace algunos días, quien debe plantear la situación es el propio concejal o la Comisión de Poderes al momento de asumir. Esto es algo que claramente no sucedió.

Después, en los tecnicismos, “Frías no es el administrador de la sucesión y no se cobró un millón de pesos en 2022”: se informó que por ahora, “solo cobró 45 mil pesos este año”; además de que lo que Sánchez habría mostrado en el Concejo no son facturas, dado que “las facturas que se presentan en el Municipio no se firman” y que la panadería en cuestión “es proveedor hace más de 10 años y siempre fue concurso de precios y tenía el precio más bajo”. 

Sobre este punto, el FdT aclaró que lo que se mostró en la sesión fueron facturaciones registradas en el RAFAM y un pedido de cotización con la firma de Frías, la cual se comparó con su firma en documentos de una comisión del HCD. Tanto las facturaciones como el pedido de cotización corresponden a este año.

De todas maneras y para acallar más dudas, se adelantó que a la espera de una respuesta del Tribunal de Cuentas, Frías hará una cesión de derechos a una de sus hermanas para “quitar” dudas sobre su habilidad. 

Volviendo a la mirada del Frente de Todos, se insistió no solo en la inhabilidad, sino en que por más interpretaciones y miradas que haya, “acá lo importante es que hay un tipo que está sentado como concejal y no puede”.

También se insistió mucho en el tema de “hecho de corrupción” generado por Frías. Es un concepto muy fuerte más allá de la explicación de la concejala Landívar de por qué conceptualmente lo es, suena más a un error que puede costarle la banca en el HCD a Frías que una intencionalidad de generar un acto de corrupción. ”Corrupción es Lázaro Báez” respondieron del Ejecutivo con un enojo muy visible. 

De todos modos, y al final del camino, siempre habrá lugar para…

La incertidumbre 

¿Quién determina la cesantía de un concejal? ¿El Tribunal de Cuentas? ¿La Asesoría de Gobierno? ¿El mismo cuerpo de concejales? Si bien el caso es elocuente y, más allá de alguna posible interpretación, la incompatibilidad existe, pero no queda del todo claro cuáles son los pasos a seguir.

El Tribunal de Cuentas podría ser uno de los organismos que defina, pero en las condiciones actuales se enfocará en la Rendición de Cuentas y en la -nula- intervención de Frías. Se abre otra puerta de interpretación, claro, del tema quórum cuando el Frente de Todos y Ahora Olavarría se fueron de la cesión.

En este punto, desde el Frente de Todos se adelantó que esta semana reunirán toda la documentación necesaria para plantear la cuestión al Tribunal de Cuentas de la provincia. Y un poco esperando este accionar, en el Ejecutivo finalmente eligieron “esperar a lo que diga el Tribunal”.

Ahora, es cierto que el Concejo Deliberante ya tomó una primera decisión con este tema: hubo votación en la sesión especial y por mayoría se definió que Frías siga en su banca.

¿Cómo se dio? Por aplicación del artículo 14 de la Ley Orgánica de las Municipalidades. Dice así: “Todo Concejal que se encuentre posteriormente a la aprobación de su elección (en incapacidad o incompatibilidad), deberá comunicarlo al Cuerpo en las sesiones preparatorias, para que proceda a su reemplazo. El Cuerpo, a falta de comunicación del afectado, deberá declarar a éste cesante, tan pronto como tenga noticia de la inhabilidad”.

En función de ese artículo es que Sánchez pidió la cesantía inmediata y buscó que la presidenta Cecilia Krivochen aplique ese artículo: que lo declare cesante. Pero la presidenta señaló otra parte del mismo artículo y así dijo que “el cuerpo debe tomar la decisión”. Con ello convocó a la votación.

Los grises

Vamos a plantear otras cuestiones, un poco más abstractas, rodeando este tema: ¿es el Tribunal de Cuentas el organismo al cual recurrir? ¿Es un organismo externo al Departamento Legislativo el que debe zanjar esta diferencia? 

La Constitución provincial prevé dos funciones para el Tribunal. “Examinar las cuentas de percepción e inversión de las rentas públicas (…)” e “inspeccionar las oficinas provinciales o municipales que administren fondos públicos y tomar las medidas necesarias para prevenir cualquier irregularidad en la forma y con arreglo al procedimiento que determine la ley”. Determinar si alguien está habilitado o no para ser concejal requiere tener una lectura elástica de las funciones. Evidentemente hay antecedentes, ambas partes ya lo han referido.

La Ley Orgánica establece que “no se admitirán como miembros de la Municipalidad los que directa o indirectamente estén interesados en algún contrato en que la Municipalidad sea parte”. Con los planteos como se presentaron, ¿estamos ante una diferencia de orden técnico o de orden político? La respuesta puede abrir o cerrar la intervención del Tribunal. Es que se trata de llegar a una definición sobre si hay o no intereses en conflicto en un cuerpo electo democráticamente: una definición interna, como se aplicó, viene en general predeterminada por las mayorías que ya obran en el Concejo y se desprenden de los resultados electorales. Muy difícil para una minoría imponer su parecer.

Pero entonces, invocar una autoridad externa al Legislativo y en este caso un organismo cuyos integrantes no son electos por voto directo de la misma ciudadanía, ¿es ceder poder legislativo? Repetimos, es un planteo abstracto porque es claro que no es tan fácil de dividir la cuestión. Y claro, tampoco tenemos respuestas en blanco y negro.

Y no podía faltar el escandalete

La agrupación “Unión Vecinal de Olavarría” emitió un comunicado brindando solidaridad a Frías, víctima de la “mala política” que, según lo que se interpretaba de sus dichos, generaba un mal momento para el concejal de Juntos.

Una veintena de “representantes” barriales de la ciudad firmaron esta solicitada que, si bien no hay personas expresamente identificadas en el comunicado, en el orden en el que aparecen los barrios se puede sospechar acerca de los autores.

Pero como todo lo que sucede últimamente, hasta este tipo de adhesiones generan escándalos: al menos dos dirigentes fomentistas volaban de bronca por ver los nombres de sus barrios sin el consentimiento de las autoridades fomentistas. “Queremos comunicar que ningún miembro de nuestra organización social ha firmado algún papel ´solidarizándose´ con el concejal Javier Frías tras la denuncia de supuesta corrupción en el HCD. Los representantes de la Unión Vecinal de Villa Mailin no tienen nada que ver con la Sociedad de Fomento, sus decisiones o apoyos políticos quedan exentos a lo que fomentamos nosotros” indicaron desde uno de los barrios.

Pero además, ¿qué se puso en cuestión? Uno de los referentes de la agrupación es Mariano Ciancio, asesor municipal suspendido por la causa terrenos. Incluso el propio Ciancio aclaró que la Unión Vecinal de Olavarría forman parte integrantes fomentistas pero que no representan a la Federación o las Sociedades de Fomento, ni Juntas Vecinales.

Hasta Telma Cazot (FdT) salió a denunciar que fue una movida digitada por el Municipio y chicaneó: “ni los compañeros de banca lo acompañaron, en ningún momento de la sesión tomaron la palabra para negar la situación o apoyarlo, solo se quedaron en silencio”. 

“Desde anoche y luego de pedirle explicaciones a Laura Sequeira (Directora de Relaciones con la Comunidad) quien no pudo darles respuestas, los que representan genuinamente  a los barrios están evaluando como salir a aclararle a la comunidad que ellos no hicieron ni respaldan el comunicado apoyando a Frías” agregó con dureza.

¿Qué difícil es todo así, no? Y falta…

La rendición

 

En una votación con pocos ediles -el quórum justo- Galli tuvo la Rendición 2021 aprobada. Catalogada en la previa por fuentes municipales como “la rendición más prolija y clara de todas” las de la gestión Galli, la mayoría de Juntos y los radicales hacía pensar este final.

 

Con un superávit que superaba los 220 millones de pesos, de todos modos no escapó a las duras críticas opositoras: “déficit disfrazado de superávit” dijo Celeste Arouxet, sumado a la “clara falta de gestión” expresada por Ubaldo García, Maximiliano Wesner y Gastón Sarachu (Foro Olavarría).

 

Ya sin la oposición, nuevamente Guillermina Amespil (Juntos) salvando algunas chicanas mostró a un oficialismo más preparado ante estos temas: atacó a la oposición al señalar que el análisis fue caprichoso y que olvidaron dos variables fundamentales: la inflación y prácticamente medio año en fases más duras de la pandemia, incluso con una fuerte segunda ola: “fui madre sola en una clínica” dijo.

 

Lo concreto es que para el análisis necesitaremos otra edición. Estará, pero sepan entender lo complejo que es obviar lo que a las claras fue el tema de la semana. 

 

¿Resumimos? A falta de la confirmación y varios etcéteras del Tribunal de Cuentas, Galli tiene aprobada una Rendición de Cuentas más

Las reuniones y los armados

Las reuniones que anticipamos la semana pasada se cumplieron. Con algunos bemoles, tanto Eduardo Rodríguez como Eduardo “Bali” Bucca mostraron un pequeño adelanto de lo que buscarán armar de cara a lo que viene. ¿Con candidatura? ¿Con robustecer el Frente de Todos? ¿Con posicionar a otro dirigente?

El lunes Eduardo Rodríguez convocó al Foro Olavarría y otros sectores políticos del peronismo de la ciudad para hablar de la Rendición de Cuentas. Se pudo ver a Pamela Juri, a Diego Lurbe, entre otros referentes, y un Frente Renovador más amplio, con otro armado y con sectores peronistas.

¿Pudo ser más grande? Sí, pero la lamentable noticia de la muerte de la ex concejal María Irene Blanco generó algunas suspensiones y bajadas de último momento. Rodríguez -y sus concejales, Gastón Sarachu e Inés Creimer- se muestran muy activos en la ciudad y la construcción del líder del espacio massista en Olavarría como candidato se hace cada vez más evidente. Aunque haya silencio y “todavía falte”.

Días después, “Bali” Bucca convocó a una reunión en la Cámara Empresaria local y tuvo una amplia convocatoria: salvo alguna pequeña excepción, estuvo presente la totalidad del peronismo no kirchnerista de la ciudad: estuvo no sólo Einar Iguerategui y Gerardo Ripoll, también estuvieron presentes Adriana Capuano, Germán Aramburu, Alicia Almada, alrededor de una docena de gremios de la ciudad, el espacio de Alan Aguirre y hubo dos presencias que llamaron la atención y se llevaron muchas de las miradas.

“Estaba lleno” dijeron algunos consultados por este newsletter que, también, coincidieron en la sorpresa de ver a José Salvador Stuppia entre los presentes, representando al Sindicato de Trabajadores Municipales. ¿Habrá encontrado lugar en el peronismo? La segunda presencia sorprendió más por lo activo de su presentación y sus palabras que su figura en sí.

Se trata de Sergio Milesi, otro “Tano”, quien fue uno de los oradores y se plantó casi como un ladero de Bucca. ¿Posible candidato a Intendente? Nadie lo confirma ni lo desmiente, aunque la respuesta “falta un montón, no sean ansiosos” fue unánime en cada conversación por Whatsapp.

A modo de agregado, esta semana Milesi dio a conocer que formó una agrupación llamada Centro Regional de Estudios de Olavarría (CREO) con el objetivo de desarrollar ideas y propuestas técnicas para la comuna.

“Ficha Limpia” cayó por dos

Hace varios años que se presentó una iniciativa ciudadana con ese nombre que busca modificar las reglas electorales del país a fin de que quienes tienen cargos judiciales por corrupción no puedan ser candidatos. En cuatro provincias la propuesta ya fue aceptada y aprobada.

Hace unos meses, el diputado nacional Cristian Ritondo (presidente del bloque Pro) tomó la propuesta y la impulsa a nivel nacional y en la provincia de Buenos Aires a través del senador Walter Lanaro. En este último caso, con el objetivo de que las municipalidades adhieran.

Detalle: si lo que llega al ámbito de la Legislatura provincial es la propuesta original, no tendría sentido la adhesión de las municipalidades bonaerenses puesto que la legislación electoral es provincial así como los organismos de aplicación.

La cosa es que esta semana esa iniciativa se presentó en Olavarría por partida doble. Primereó Ahora Olavarría: a través de Celeste Arouxet se presentó el proyecto “ficha limpia”. Sobre el cierre de la semana la Juventud del Pro avanzó por su lado, y también presentó el proyecto con el mismo nombre. Pero entre ambos hay diferencias.

Mientras la concejal Arouxet apuntó al Ejecutivo para “limitar la asunción a aquellas personas condenadas por violencia de género, femicidio y delitos contra la integridad sexual”, los jóvenes del Pro buscan “evitar que las personas condenadas con pena privativa de la libertad puedan acceder a ser designados como funcionarios públicos municipales” con alcance a “Secretarios y Subsecretarios, Directores, Secretario del Honorable Concejo Deliberante, Prosecretario del Honorable Concejo Deliberante, Secretario del Juzgado de Faltas de Olavarría y Delegados Municipales”.

* Un extracto

 

Esta publicación es parte de la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes que escriben Alexis Grierson y Josefina BargasLa edición completa está disponible aquí  y se suscribir de forma gratuita para recibirlo por mail dejando sus datos en este formulario.