La historia del interbloque que no era

La discusión después de la formación de comisiones especiales y la validez de un interbloque. Mario Cura en busca de más protagonismo. La consulta por la “inhabilidad” de Frías, al Tribunal de Cuentas. Lo que dejaron los boletines oficiales.


(Este es un resumen del newsletter Volver a las Fuentes, realizado por Josefina Bargas y Alexis GriersonLa versión completa la pueden leer acá). 

 

Interbloque, existe pero no

 

Durante la semana se definieron -o al menos se intentó- la integración de dos comisiones especiales dentro del Concejo Deliberante. Las dos tienen que ver con la ordenanza que autorizó al intendente Galli a venderle una calle a Cementos Avellaneda y son de “seguimiento”. Lo que debió haber sido un trámite derivó en cuestionamientos casi existenciales: ¿qué sos? ¿quién sos? ¿cómo te autopercibís? preguntas formuladas en clave de existencialismo legislativo.

 

Sí, sí. Mucho se volvió filosófico. Pero claro, nadie se deja engañar: ese es el telón, cuando se corre la disputa siempre es el poder. ¿Y qué es el poder sino el poder de nombrar? Bueno, basta. A los hechos: se conformó la primera –“Comisión de control y seguimiento del Cronograma de tareas”-, todo bien. El problema apareció en la segunda –“Comisión de control y seguimiento de los recursos afectados como resultado de la venta”-: tras rechazar la postulación para que Celeste Arouxet (Ahora Olavarría) sea presidenta de la comisión de fondos recibidos por la venta, Sebastián Matrella (UCR) sacó una carta ¿inesperada? con una propuesta para que Gastón Sarachu (Foro Olavarría-Frente de Todos) quede en la presidencia.

 

Adiviná si votaron por sí o por no o se desencadenó una discusión que va a terminar en modificaciones de la normativa constitutiva del Concejo. ¡Adivinaste! No hubo debate por dejar o no la presidencia a Sarachu. Derivó en una larga jornada de discusiones profundas, diferencias irreconciliables y de mínima, el bloqueo de la votación de las autoridades. ¿Qué fue lo que pasó? Parecía algo más sencillo…

 

Es que el presidente del bloque Juntos, Martín Endere, puso el grito en el cielo: ¿Por qué en algunas actividades el Frente de Todos actúa formalmente como interbloque y en otras funciona como dos bloques separados, Todos por un lado y el Foro Olavarría por el otro? ¿Se estaban “aprovechando” de la situación?

 

 

Menuda sorpresa se llevaron en la oposición: el interbloque como tal nunca había generado un inconveniente y llamó la atención este “pedido de definición” solicitado por Endere. ¿La respuesta? “Siempre fuimos dos bloques, el interbloque funciona para votaciones y modos de organización interna”. Y el debate comenzó a intensificarse…

 

Es que si siempre fueron dos bloques, quedaba en evidencia la ausencia, desde la nueva conformación, de Inés Creimer en Labor Parlamentaria, siendo que debería asistir por ser la presidenta del bloque Foro Olavarría. Al Frente de Todos, hasta este punto, le seguía llamando la atención el planteo. ¿Juntos abría la puerta para sumar a otro concejal opositor a la comisión donde se define el orden del día de cada sesión?

 

La curiosidad sumaba otro aspecto. Si no se entendía el rol de Foro Olavarría como bloque propio, ¿por qué formó parte independiente de la comisión especial que analizó la venta ilegal de terrenos en el HCDNo se entendía el objetivo del planteo, si era para generar alguna discordia interna (aprovechar que Eduardo Rodríguez, líder de Foro Olavarría, tendría intenciones de postularse como candidato a Intendente y participar de una PASO dentro del FdT) o había otra cuestión que no terminaba de quedar clara.

 

Volver a las Fuentes habló con todas las partes y el reclamo oficial tenía un punto: en el decreto constitutivo del inicio del periodo, en diciembre de 2021, el espacio figura como interbloque. Pero no existe marco normativo que genere la figura del interbloque. Entonces, ¿dónde se generó el problema?

 

El oficialismo, en base a lo sucedido con terrenos y particularmente con esta comisión, pidió al FdT “ser coherentes. No deberían firmar más como interbloque, ni nosotros tomarles votación como tal” indicó Cecilia Krivochen, presidenta del cuerpo, en diálogo con el newsletter. Aunque admitió que “no es un error”. Y acá se complejiza todavía más…

 

 

Presidencia del cuerpo gestiona en base a la normativa constitutiva, tal como indica la Ley. Si la constitutiva dice que son un interbloque, ¿se debe respetar aunque no esté avalado normativamente? “Viene por respeto a lo precedido. De las presidencias de (Eduardo) Rodríguez y (Bruno) Cenizo” contestó con contundencia, a este newsletter.

 

“Ellos comenzaron a actuar distinto dependiendo la situación que convenía a sus intereses” insistieron otras fuentes del bloque del oficialismo y desde Presidencia se les pidió claridad al Frente de Todos vía nota. Firmada por Mercedes Landívar e Inés Creimer, en esa nota se explicó cuál es la postura.

 

De todos modos, hasta el final del viernes ningún espacio ni concejal presentó nota o planteo a la situación a la Presidencia. Varios ediles admitieron, casi como un mea culpa, que esta situación “de usos y costumbres” llevó a que todo derive en un error de arrastre.

 

Señalaron que el objetivo será, de ahora en más, organizar el HCD en base a la Ley y que los simbolismos existan, pero como tales. Es decir, el Frente de Todos podrá afirmar sin ningún problema que son un interbloque, pero el funcionamiento interno será por bloques separados. En ese marco no se descartó modificar la normativa constitutiva para establecer los bloques. ¿Esto podría derivar en cambios en las autoridades de comisiones?

 

 

Más allá de todo este ida y vuelta, debate y enojo, ¿es otro ejemplo de que entre oficialismo y oposición hay una ruptura del diálogo y se está buscando enfrentar por temas de cualquier tipo?

 

Los guiños de Tetaz y Pichetto

 

¿Tienen algo en común? Podría decirse que si… el diputado nacional y el ex senador nacional estuvieron en Olavarría. Con discursos críticos pero disputando poder dentro de Juntos, el radical y el peronista brindaron charlas para militantes locales durante la semana. además, los dos se reunieron con Galli.

 

Obviamente las críticas al gobierno nacional no faltaron -para nada- pero detrás de bambalinas hubo interesantes movimientos a tener en cuenta de cara al futuro local.

 

 

Primero: ¿quién estuvo en la charla de Tetaz? Obviamente los dirigentes del Comité local de la UCR, encabezados por los concejales Belén Vergel y Sebastián Matrella, sumado al presidente Gonzalo Dolagaray y el dirigente provincial Franco Cominotto. Se habló mucho de apertura y de sumar sectores al radicalismo para pararse con protagonismo adentro de la coalición opositora nacional. Y minutos después de esa afirmación, Mario Cura hacía su ingreso a la charla, en la Cámara Empresaria.

 

“Somos amplios los radicales” bromeó uno de los mencionados entre risas tras notar la presencia de Cura, llamativa por cierto.

 

En la charla de Pichetto la presencia radical fue más sutil, pero se había adelantado que la devolución de gentilezas estaría. Nobleza obliga: Mario Cura repitió que el líder es Ezequiel Galli y que con él se trabaja el crecimiento del espacio. Incluso, tanto Pichetto como Cura se reunieron en el Palacio San Martín con el jefe comunal, donde dialogaron varios minutos.

 

En la conferencia hubo una perlita… ”si necesitan funcionarios, tenemos militantes y el espacio tiene dirigentes de sobra para ocupar cualquier cargo en el Municipio, no le decimos que no a esos desafíos” dijo Cura, ante un posible ofrecimiento en la comuna.

 

 

“No le saca las patas a la fuente” le retrucaron después entre bromas tras la consulta. Cura está mucho más activo y se anima a buscar más protagonismo del ya adquirido, con dos concejales en el ámbito deliberativo y su injerencia histórica en la Lista Amarilla que comanda los destinos de Coopelectric.

 

Nobleza obliga II: más allá de su porte peronista, Pichetto reconoció casi una relación de amistad con Mauricio Macri e incluso dejó en claro que tiene “muchas chances” de ser candidato presidencial, y que acompañará la decisión que tome “el líder del Pro”. Entre el público, se vio a muchos funcionarios municipales de corte “peronista” acompañando la propuesta y la exposición de Pichetto, que presentó su libro “Capitalismo o pobrismo”.

 

En conclusión, Mario Cura acompaña a Galli, a Pichetto (y por consiguiente a Macri) aunque no dejó de dar algunos guiños buscando aliados y un mayor protagonismo local. Pareciera que esta nueva historia recién se arranca a escribir y probablemente tendrá 2023 como horizonte.

 

 

Y a todo esto, otra figura nacional de Juntos asomó por estos días en Olavarría aunque en forma de un llamado telefónico. Cual Samara con “siete días”, el diputado nacional Cristian Ritondo tenía el 2284 a mano y ganas de contar que desde el bloque Pro impulsan dos proyectos de ley: boleta única electoral y “Ficha limpia” (de esto último hablamos la semana pasada).

 

Otra “presencia” más del legislador nacional en la zona.

 

Que digan si está inhabilitado

 

Ya hablamos de diferencias crecientes entre las principales bancadas del Concejo. Vamos con una fuerte. El Frente de Todos envió al Tribunal de Cuentas provincial y a la Asesoría General de Gobierno los planteos para que definan si Javier Frías está o no habilitado para ser concejal de Juntos y, en caso de estarlo, cómo deben proceder en el HCD. Según explicaron, para fines de este mes debería haber una respuesta.

 

 

En las notas repitieron todos los elementos que ya había expuesto el 26 de mayo en la sesión especial y le sumaron la documentación respaldatoria. Insisten en plantear la incompatibilidad de ocupar una banca y ser al mismo tiempo proveedor municipal.

 

Desde Volver a las Fuentes buscamos en la web del Tribunal de Cuentas los antecedentes de planteos de incompatibilidad del rol de concejal con el de proveedor municipal. No es tan fácil de encontrar ni cómodo para leer, pero detectamos cuatro consultas. Todas se respondieron por la incompatibilidad, no encontramos ninguna que respondiera en favor de la continuidad de los dos roles aunque desde el Ejecutivo dijeron que había. Sí es cierto que el Tribunal contempla excepciones, pero en los expedientes que están disponibles sólo se mencionan de forma teórica: tampoco los casos presentados encuadraban en las excepciones.

 

Y con las particularidades del caso de Javier Frías, solo hay un antecedente de consulta que es el que citó el concejal Juan Sanchez en la sesión especial. Es de abril de 2019 y la consulta se envió desde la Municipalidad de Roque Pérez. El concejal de Cambiemos ya había asumido cuando, con el fallecimiento de su padre, ingresó a la sucesión de una empresa que era proveedora municipal. Al igual que en el caso local, aquel concejal aclaró que él no era el administrador de la sucesión. La respuesta del Tribunal fue que eran incompatibles los dos roles: “el hecho de que su persona no coincida con la de aquel que ejerza la administración del sucesorio, no es óbice para que el mismo obtenga un beneficio con motivo de dicha administración”. Y sigue: “si la sucesión resuelve ser proveedor de la municipalidad de Roque Pérez, el heredero legal – que en el caso se desempeña como concejal de la Comuna – resulta alcanzado por la inhabilidad”. A ello agregaron que “se trata de una sucesión indivisa, donde al ser hijo del causante lo convierte en un heredero de ley, por lo que tiene un interés indirecto, ya que si bien no participaría como administrador del sucesorio, es beneficiario de todo su producido”.

 

El segundo expediente es de agosto de 2016, una consulta que llegó desde Chacabuco. El planteo fue por “una persona que se ha desempeñado como concejal reemplazante por una sola sesión y que oficia como proveedor de la comuna”. También se respondió por la “inhabilidad”.

 

 

El tercero es de julio de 2016. No es estrictamente de un proveedor, pero sí plantea un conflicto de intereses en la representación de la banca. Un concejal de Salto era paralelamente presidente de la Cámara de Comercio e Industria y en ese rol había firmado un convenio con la Municipalidad que derivó en reclamo de fondos. “Se observa una situación de inhabilidad en los términos del artículo 6 inciso 2º de la LOM., habida cuenta de la eventual colisión de intereses entre la condición de funcionario público y el carácter de representante de la Cámara en cuestión” se respondió desde el Tribunal. Se señaló que de seguir en el doble rol “podría verse afectada la participación del edil en muchas de las cuestiones que corresponde decidir al Concejo Deliberante del que forma parte”.

 

Otro expediente de 2016 con un planteo de Trenque Lauquen. Un concejal era al mismo tiempo médico en el Servicio Penitenciario Bonaerense y en el Hospital Municipal como traumatólogo -facturando los servicios prestados-. Sobre el cargo en el SPB se respondió por “incompatibilidad conforme lo normado en el artículo 53° de la Constitución Provincial y artículo 1° del Decreto-Ley 8078/73 y sus modificatorias” en lo referente a la dieta. En cuanto a su rol como médico del hospital municipal, donde trabajaba mediante contratación por locación, se respondió que era “una clara y manifiesta inhabilidad contemplada en el inciso 2) del artículo 6° de la Ley Orgánica de las Municipalidades, que determina que no se admitirán como miembros de la Municipalidad (…) a los que directa o indirectamente estén interesados en algún contrato en que la Municipalidad sea parte”. Y se agregó que esa incompatibilidad “no puede ser subsanada con la abstención del concejal de participar y votar en el seno del Concejo Deliberante en cuestiones que se vinculen a su actividad como médico del Hospital Municipal”. Se consideró que solamente serviría si es “el único prestador del servicio en la localidad y cercanías, situación en principio improbable”.

 

 

Justamente, ahí está una de las excepciones para las inhabilidades para ser concejal y proveedor. Para el Tribunal debería “mediar alguna situación especial o de fundada necesidad -verbigracia ser el único proveedor o el único prestador en la zona de un servicio determinado para satisfacer necesidades de la comuna”. Los casos que se cuentan en los expedientes hacen referencia a médicos y a socios de las cooperativas (u otro tipo de sociedades) prestadoras de electricidad. En el caso de Frías, la empresa es del rubro panadería y lejos está poder invocar esta excepción.

 

Veremos qué dice el Tribunal de Cuentas en cuanto al planteo desde el Frente de Todos y si tiene peso gravitante el rol del concejal del oficialismo en la sucesión.

 

Con los boletines en la mano

 

La Municipalidad venía muy retrasada con la publicación de los boletines oficiales. Pero resulta que en desde el 13 de mayo en adelante pusieron primera y ya andan a una velocidad aceptable.

 

 

Entre las novedades que dejaron se cuentan varias que hacen al personal municipal. Una de ellas, desde el 1º de enero la hija del titular del STMO, Luisina Stuppia, tiene un cargo de directora en la Secretaría de Gobierno. Ella también es asesora legal del STMO.

 

Volvió la aplicación de las “bonificaciones por tiempo pleno”: un aumento de hecho para ciertos funcionarios sobre un porcentaje de su sueldo. Una de ellas la adelantamos en la edición pasada, pero son en total ocho los funcionarios del Ejecutivo alcanzados.

 

Además se dio otra novedad: se modificó el sistema para determinar aumentos de sueldo para todos los funcionarios. Con el argumento de que estaban “desfasados” los sueldos, se fijó la cantidad de “unidades remunerativas”, basadas en el sueldos de ingresantes, para 17 categorías de funcionarios. Los secretarios, el juez de faltas y los subsecretarios son los que más cobran. Cada vez que se modifique el sueldo de los ingresantes lo harán los funcionarios.

 

* Un extracto

 

Esta publicación es parte de la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes que escriben Alexis Grierson y Josefina BargasLa edición completa está disponible aquí  y se suscribir de forma gratuita para recibirlo por mail dejando sus datos en este formulario.