Mujica: “Han instalado la mentira como metodología y se alejan de las necesidades de los vecinos”

El concejal lo expreso en un comunicado y desmintió los dichos de la concejala que acusaban al ex funcionario Gabriel Requena, ahora proveedor por una asesoría, de cobrar cerca de 4 millones de pesos tras haber renunciado como Director de Personal.


El concejal de Juntos Juan Mújica se refirió, este viernes, a la situación contractual de Gabriel Requena en el Departamento Ejecutivo Municipal durante el corriente año. Si bien reconoció que tras la renuncia comenzó su relación con la comuna como proveedor, fueron desmentidos los montos que Arouxet afirmó en sesión.

 

“Gabriel Requena fue contratado como proveedor hasta diciembre de 2022 para asesorar en materia de Recursos Humanos por su amplia experiencia en la materia tras haber sido Director de Personal durante seis años por la suma de 80 mil pesos por mes”, explicó el edil, más allá de que no detalló las tareas y las funciones específicas de la asesoría.

 

Mujica acusó a Arouxet de “mentir, tiene una clara intención de dañar la honorabilidad de una persona y, además, pone en riesgo la integridad física inventando sumas exorbitantes que no son reales”, agregó. Cabe señalar que Arouxet denunció que si bien “estaba todo bien en los papeles, era legal” las cifras de la proveeduría alcanzaban una cifra cercana a los 4 millones de pesos, lejos de los cerca de 900.000 que arroja como resultado la cifra anualizada.

 

Además, Mujica expresó: “me llama la atención que la concejal Arouxet no sepa usar el RAFAM porque hace más de cuatro años que es concejal. O, evidentemente, hay mala intención y sólo busca trascender”.

 

“Hay que ser responsable cuando se ocupa un cargo público, no se puede decir cualquier cosa buscando un título en los medios”, añadió el concejal de Juntos haciendo referencia a toda la discusión mediática de las últimas semanas entre oficialismo y oposición.

 

Finalmente, Juan Mújica recordó que “no hay nada que esconder. Está todo publicado en Gobierno Abierto y los concejales, como en pocas ciudades, tienen acceso al RAFAM. Han instalado la mentira como metodología de trabajo y se alejan de las necesidades de los vecinos”.