Fue agredida por su ex pareja y cuestiona el accionar de la Justicia

Es una joven de 23 años que expuso que, además, la amenazaron con una denuncia por abuso sexual que asentó su hermana. Central de Noticias habló con la víctima y su abogado.


Un caso de violencia de género que se registró el fin de semana pasado en Olavarría sumó elementos que añaden gravedad y complejizan la situación. La víctima del hecho es una joven de 23 años cuya hermana denunció a un policía por haber sido víctima de abuso sexual. Durante las agresiones que sufrió por parte de su ex pareja y el hermano de éste recibió además amenazas vinculadas con este otro caso.

 

Su abogado, el doctor Jonathan Oliva, señaló más hechos que definió como “insólitos” y vinculados al proceder de la Justicia: la denuncia que asentaron los agresores contra la joven de 23 años por “amenazas” avanzó con más rapidez que la que asentó la víctima y hasta se concretó un allanamiento en su domicilio, todo ordenado por el Juzgado de Familia Nº 1. “Sienta un precedente extraño” definió el representante legal.

 

En tanto, la denuncia que asentó la joven se caratuló “lesiones” y recién este lunes ingresó al Juzgado de Familia Nº 2. Durante este martes tuvo noticias de las primeras medidas. El abogado Oliva adelantó que solicitará el cambio de carátula a “lesiones en concurso real con privación ilegítima de la libertad”.

 

Los hechos

 

Central de Noticias habló con Stefanía Rodríguez (23) y su abogado. La joven contó lo sucedido en la madrugada y mañana del sábado. Se encontró con su ex pareja en un boliche de barrio Pueblo Nuevo “ahí empezó el acoso, me miraba mal, me vio hablando con una persona con la que él tenía problemas y para él yo se lo hacía a propósito” relató. Cuando salió del local, el hombre intentó que la joven lo acompañara, pero ella lo evitó.

 

En ese punto, Oliva enfatizó que lo sucedido en el boliche fue el inicio del hecho de violencia que tuvo como víctima a la joven.

 

 

 

Al llegar su casa, Stefanía recibió una llamada perdida de su ex pareja. Tras ello, ella misma lo llamó. “Empezó a amenazarme, me decía que yo se lo hacía a propósito, me insultaba. Me acerco a su domicilio para decirle que las cosas no eran así. Me hace subir a su departamento, cuando subimos me empieza a agredir, intenta sacarme el celular” explicó. Los hechos se desarrollaron en Riobamba al 2600. Cuando logró sacarle el aparato “me tiró al piso, me pegó. Ahí fue cuando llegó su hermano, que estaba en el bar que ellos tienen a la vuelta, entró y también me agredió. Me agarró de los pelos, me dijo ´esto te lo merecés por la denuncia que tu hermana le hizo a (…). Mi hermana fue abusada´” agregó.

 

En las amenazas que recibió Stefanía le dijeron que “si ella no sacaba la denuncia esto no iba a ser solamente un golpe, sino que iba a ser más”. Más adelante indicó que pudo saber que el hermano de su ex pareja es amigo de la persona que su hermana denunció por abuso, aunque aclaró que era algo que ella misma desconocía hasta el sábado.

 

En ese punto, la joven seguía en el piso y tenía “miedo”. Los agresores salieron del domicilio y la dejaron encerrada. “No sabía que hacer, estaba desesperada, en busca de ayuda. Mi papá vino hasta el domicilio, rompió la puerta para poder entrar porque estaba con llave, me sacó del lugar y nos fuimos” terminó su relato.

 

Según recuerda, Stefanía estuvo encerrada desde las 7 y por aproximadamente media hora. No hizo la denuncia de forma inmediata “porque estaba mareada, asustada” contó. Y añadió que más tarde estuvo en la Comisaría donde expuso lo sucedido.

 

“Recién hoy martes 14 recibo la notificación de la custodia que había pedido contra los dos hermanos. Ellos el mismo sábado también me denunciaron a mí y a mi papá, pidieron orden de allanamiento hacia mí, que soy la víctima. Les tomaron la denuncia el mismo día, le pusieron custodia, hicieron todo. Y yo que soy la víctima recién hoy recibo noticias. Es una locura” se quejó la joven.

 

Señaló en paralelo que cuando fue allanada su vivienda, al mando del operativo estaba un policía que es familiar de quien fue denunciado por su hermana en el caso de abuso.

 

Las medidas que Stefanía solicitó a la justicia contra los agresores fueron de perimetral y custodia. También un botón antipánico, el cual le fue entregado este martes.

 

Las medidas

 

“Es insólito. Nunca visto” definió el abogado Oliva. Tuvo en cuenta que había denuncias cruzadas el día sábado: los dos hermanos denunciaron “amenazas” por parte del padre de la joven, y ella denunció “lesiones” por parte de los dos hombres.

 

 

“Hasta acá es normal. Cómo procedió la Justicia es lo raro” consideró el abogado quien apuntó a que “el mismo sábado ingresa a la guardia del Juzgado de Familia 1 de Olavarría a cargo del doctor Félix Ferrán solamente la denuncia que hacen los hermanos contra el padre de ella. La de ella no ingresa, recién lo hace el lunes al Juzgado de Familia 2”.

 

Contó que el Juzgado 1 “además de ordenar las medidas genéricas habituales -una prohibición de acercamiento, un cese de la conducta de perturbación, custodia dinámica policial en algunos casos-, ordenó un allanamiento, registro, requisa y secuestro a consecuencia de las amenazas” que denunció la ex pareja de Stefanía Rodríguez. Y agregó que “la orden está dirigida a su padre y a la propia víctima. Ejecutan la orden el lunes a primera hora”. A su vez indicó que “la orden de allanamiento es una medida que genera un daño, violenta la intimidad. Fueron a la casa de ella, rompieron la puerta, esposaron al padre. Por eso existen medidas genéricas que se aplican primero”.

 

Como contrapartida, “la denuncia que ella realiza recién ingresó el lunes después del mediodía” al Juzgado de Familia 2. Además tomó intervención la UFI Nº 5 especializada en violencia familiar y de género para avanzar con las acciones penales.

 

El doctor Oliva se presentó en el Juzgado de Familia 1 y fue atendido por el juez Félix Ferrán. Consideró que el accionar de este organismo “está sentando un precedente”. Indicó con ello que en los casos de amenazas no suelen disponerse allanamientos y tampoco son medidas que habitualmente ordene el Juzgado de Familia. “Mi pregunta era qué pasa con lo que ella denunció y las medidas pedidas” planteó en referencia a su defendida, para analizar que con lo sucedido “no solo que no la protegen sino que van en contra de la propia víctima que denuncia. Es insólito”.

 

Respecto de las dos causas ingresadas a sendos Juzgados de Familia, se sorteará uno de ellos para que se unifiquen.

 

Los próximos pasos de la defensa de Stefanía serán presentar al doctor Oliva como particular damnificado, adjuntar las pruebas con que cuenta (precario médico, placas fotográficas, testigos de los hechos en el boliche).

 

Por último, ante la consulta por si podrá establecerse relación entre los casos que han padecido Stefanía Rodríguez y su hermana, el abogado respondió que “hay indicios de que está muy vinculado un hecho con el otro con el operativo que se realizó. Está claro” y enfatizó en los tiempos en que se dieron los avances en las causas. “Es un dos más dos. Obviamente tendremos que aportar las pruebas y que la Fiscalía investigue” cerró.