“Desánimo” de adjudicatarios de TUVI: más cartas documento y un decreto del Intendente

La semana pasada, uno de los adjudicatarios recibió una respuesta formal del Municipio. Allí, señalaron que en agosto el Ejecutivo le dio más fondos a la empresa constructora y amplió el plazo de obra.


Este miércoles se confirmó que el Municipio decidió rescindir el contrato con la empresa “Escobedo Mariano Mauro” que lleva adelante la obra de las TUVI industrializadas.

 

En ese marco, Central de Noticias consultó con el abogado de uno de los adjudicatarios, Esteban Librandi, quien se mostró sorprendido por tal decisión municipal a lo que señaló que la semana pasada recibió, por primera vez, una respuesta formal a una carta documento enviada a fines de agosto en la que se aludió a un decreto firmado por el Intendente mediante el que se le otorgaron más fondos a la empresa constructora y se amplió el plazo de obra.

 

El doctor Librandi señaló que la carta documento se envió el 25 de agosto y definió que fue una “intimación” en la que el adjudicatario hizo alusión a las instancias previas en la que no obtuvo respuesta.

 

De esa forma explicó que “denunció el silencio” que hizo el Municipio tras la carta documento inicial que él mismo envió el 5 de abril de 2022. Asimismo, se señaló que tampoco recibieron respuesta a la “nota colectiva” que todos los adjudicatarios enviaron el 28 de junio donde, entre varios puntos, habían pedido que se dejen de lado algunas de las casas en construcción dado su grado de deterioro.

 

En la carta documento del jueves 25 de agosto, el abogado tomó en cuenta que “en la cláusula 1º del contrato de adjudicación se habla de la construcción de 20 viviendas y que el objeto de entrega está condicionado a las 20 viviendas”. Pero en contraste, “ante distintas informaciones no hay 20 viviendas en construcción, por lo menos tres plateas están abandonadas”.

 

Otro punto fue la intimación “por el anticipo financiero” para “que se indique el plazo final de obra”.

 

La carta documento fue respondida la semana pasada. En esa respuesta, el Municipio aludió a que la obra de las viviendas en barrio Pikelado avanzaba con normalidad: “toda vez que la obra de construcción se encuentra en plazo conforme al decreto 4.116/22” citó Librandi el texto de la nota de respuesta.

 

Por último, el abogado indicó que él mismo habló con “el encargado de obra” el mes pasado quien le informó que “la Municipalidad los había autorizado a abandonar la construcción de cuatro casas que quedaron en batea”. En esta charla es que el representante legal argumentó su consulta al Ejecutivo por la cantidad de casas en construcción y señaló el condicionamiento que representará para la entrega final, según lo previsto en el contrato firmado el 22 de abril 

 

El decreto

 

Central de Noticias accedió a ese decreto 4.116/22 y, efectivamente, muestra que al menos hasta el 23 de agosto -fecha en que está firmado el decreto por el intendente Ezequiel Galli y los secretarios Hilario Galli, Julio Ferraro y Eugenia Bezzoni-, la empresa seguía a cargo de la construcción.

 

En los artículos del decreto se estableció primero la ampliación del “plazo contractual establecido en 66 días corridos” y “la ejecución de las tareas adicionales en la suma de 4.329.000 pesos cuya realización estará a cargo de la firma Escobedo Mariano Mauro”. Dichas tareas refieren a “modificar los pilares previstos para la colocación de tanques de reserva de agua de las viviendas”.

 

El monto de extensión del contrato, esos 4,3 millones de pesos, representan 8,4% más de lo previsto.

 

En este contexto, se pudo saber que hay adjudicatarios pensando en salir del sistema. Según se explicó, prima el desánimo entre muchos de ellos puesto que la decisión que el Municipio definió adoptar es la que esperaban desde los primeros meses de este año cuando expusieron sus críticas a la calidad de la obra.

 

Asimismo, dejaron saber que desde las últimas visitas que el Municipio convocó a los adjudicatarios al predio, en el mes de mayo y junio, no tuvieron más convocatorias. La próxima reunión fue llamada para el viernes por la mañana.