Cómo cuidar a tus mascotas con la llegada de la primavera

La llegada de esta estación trae consigo algunos cambios en la rutina de nuestros animales. Te dejamos cinco pautas a considerar.


 

La Dirección de Bromatología ofrece recomendaciones para cuidar la salud de las mascotas en primavera. El sol y las agradables temperaturas provocan que los paseos se alarguen y permanecer al aire libre sea más habitual. Y aunque esto es realmente saludable para la salud de nuestras mascotas, siempre debemos tener en cuenta las precauciones necesarias para evitar las patologías comunes de esta época del año.

 

En este sentido, la mencionada dependencia informa cinco pautas a considerar.

 

– 1. Control de pulgas y garrapatas. En esta época se desarrollan más las infestaciones, de modo que es importante revisar a nuestras mascotas a menudo. Las picaduras de garrapatas pueden ser transmisoras de numerosas enfermedades, como la babesiosis, la ehrlichiosis canina o la borreliosis (hemoparasitos), que pueden provocar fiebre y hasta incluso anemias graves que, en algunos casos, pueden ser mortales.

 

– 2. Alergias estacionales. Los animales también pueden sufrir de alergias estacionales, y muchas de las reacciones se manifiestan en la piel. Verifica con tu veterinario de confianza si observas picazón, daños en su piel, lagrimeo, estornudos o caída de su pelo más de lo habitual.

 

– 3. Picaduras. Con la subida de las temperaturas, la actividad de los insectos (abejas, arañas…) también aumenta. Por lo que existen riesgos de picadura en caso de que nuestro perro juegue cerca de ellos o intente morderlos. Los síntomas de una picadura son múltiples, pero lo más importante es estar alerta de posibles inflamaciones en la boca o la garganta ya que pueden generar graves insuficiencias respiratorias o incluso asfixia.

 

– 4. Muda de pelo. Tanto en primavera como en otoño nuestro perro realiza un cambio de muda en el que suelta más pelos de lo común y esto es algo que no podemos evitar. Simplemente debemos tener en cuenta tener una rutina de cepillado diario, y así de esta forma se eliminará el pelo muerto evitando que llene toda la casa de pelos.

 

– 5. Control de parásitos internos. La desparasitación interna debe realizarse con la periodicidad que marque el veterinario. Como las desparasitaciones no son preventivas, ya que eliminan a los parásitos en el momento de aplicarse el fármaco, se recomienda repetirlo estacionalmente cada 3 o 4 meses.