Se cumplen 10 años de Estrellas Amarillas en Olavarría, entre el amor y la concientización vial

Coincide con el aniversario 14 de la “Tragedia de la combi”. El dolor de perder a un ser querido reconvertido en el amor por el otro y la concientización para evitar más siniestros viales.


Fue una de las primeras entrevistas a fondo realizadas en Central de Noticias. La conocida “Tragedia de la combi” –con cuatro jóvenes olavarrienses fallecidos- convocaba, en un nuevo aniversario, a Gustavo Spaltro y Daniel Cabrera, que por primera vez decidía hablar públicamente sobre lo sucedido.

 

 

El dolor de perder a un hijo o una hija tocaba en lo profundo del corazón de ellos cada 15 de septiembre, fecha que se reconvirtió en el año 2012 con la llegada de Estrellas Amarillas a nuestra ciudad.

 

Familiares de Nadia Spaltro, Matías Cabrera, Mariana Azcona y María Belén Laveglia fueron tomando distintos caminos. Pero a muchos de ellos los unió una Estrella Amarilla. Incluso el propio Gustavo Spaltro admitió, en esa misma entrevista, que “jamás fui a un psicólogo, canalicé lo mío con Estrellas Amarillas”.

 

En septiembre de 2012, las primeras cuatro Estrellas Amarillas que se pintaron fueron, justamente, la de los cuatro fallecidos en el paso nivel del Camino de los Pueblos.

 

Gustavo fue el nexo entre el Municipio y las víctimas de tránsito locales como representante de la Fundación “Laura Cristina Ambrosio Battistel” que fue quien dio inicio a esta historia, que más allá de lo simbólico tiene un trasfondo de cuidar al otro, de formarlos, de concientizarlos.

 

Años atrás Spaltro pudo llevar una imagen con la foto de su hija en una estrella amarilla a las puertas del Vaticano. Foto Facebook Gustavo Spaltro

 

Porque la novedad estaba en la estrella que se podía ver en una ruta, en una calle, en una avenida, que daba cuenta de que ahí falleció una persona, que un amigo perdió a otro, que un padre perdió a su hijo y así, muchísimas relaciones filiales. Al final del camino, el Estado perdía a un ciudadano en el marco de un siniestro vial, de una imprudencia, un error o un accidente.

 

Pero además de la novedad simbólica, también estaban los hechos: capacitaciones en escuelas, charlas, campañas de concientización públicas, y cada acto que tiene, al día de hoy, 164 estrellas amarillas pintadas en el Partido de Olavarría.

 

En este largo camino, también tuvo un importante reconocimiento nacional: a partir de una decisión de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), desde el 1 de abril de 2020 todos los centros emisores de la Licencia Nacional incorporaron el símbolo de las Estrellas Amarillas a las señales viales en los manuales de estudio del curso teórico de educación vial. De esta manera, la estrella amarilla que se coloca en las rutas y calles del país como emblema de atención y memoria de las víctimas en siniestros viales, será materia de estudio para los conductores que quieran obtener por primera vez o renovar la Licencia Nacional de Conducir.

 

Foto Facebook Estrellas Amarillas Olavarría

 

A eso se le sumó, en 2015, la novedad de los carteles que se colocaron también en distintos puntos de la ciudad como recuerdo a las víctimas de siniestros viales. Por aquellos que fallecieron en calles de tierra, aquellos a que el mismo tránsito fue borrando esa estrella pintada por familiares y amigos, les llegaba un recuerdo cada vez más permanente. Y una señal.

 

A esta historia que cumple 10 años se le sumó un importante –y merecido- homenaje en otro aniversario número 10, pero del lamentable choque: en 2018, entre recuerdos y emociones, quedó inaugurado el monumento de Estrellas Amarillas (que mide cinco metros de alto y 2.65 de ancho) con una placa en homenaje a las víctimas del accidente descubierta por el intendente Ezequiel Galli y las familias Laveglia, Spaltro, Azcona y Cabrera. Se encuentra ubicado en el ingreso a la ciudad por avenida Pringles.

 

 

 

Resuenan aún las palabras de Spaltro, conmovido por ese hecho, quien no sabía “cómo agradecerles a todos ustedes, que siempre están apoyándonos, a los medios de comunicación, a los periodistas, el apoyo del Municipio: sin esto Estrellas Amarillas no hubiera llegado tan lejos como estamos hoy. No tengo más palabras”.

 

Marcelo Erretegui, tío de Nadia Spaltro y otro de los importantes pilares de Estrellas Amarillas en nuestra ciudad, resumió el trabajo en su discurso hace cuatro años: Estamos acá inaugurando este fantástico monolito, esta estrella gigante que lo primero que tiene que indicar es que para nuestra ciudad la concientización vial es una cuestión de Estado, porque no quiero dejar de mencionar que nuestro trabajo empezó con la gestión municipal anterior, con el doctor José Eseverri y todo su equipo, continúa hoy con el mismo ímpetu, las mismas ganas y el mismo apoyo incondicional de todo el equipo que lidera el doctor Ezequiel Galli y seguiremos trabajando más allá del color político que tenga nuestro municipio”.

 

 

En Olavarría, Marcelo y Gustavo (como prácticamente todos los conocen) abrazaron a centenares de familiares de víctimas de tránsito en Olavarría. Con el amor y el cariño de un amigo, de un padre, de un hermano o una pareja. “Del mismo dolor, vendrá un nuevo amanecer” cantó alguna vez Gustavo Cerati. Y esa transformación, hoy, cumple 10 años.