TUVi industrializadas: “tomamos la decisión que sabemos teníamos que tomar”

El secretario de Gobierno, Hilario Galli, habló de la reunión que mantuvo con los adjudicatarios. El Municipio planteó tres ejes: la continuidad de la obra, el mantenimiento del valor de las cuotas y la extensión de la garantía.


El secretario de Gobierno, Hilario Galli, brindó una entrevista a medios locales, entre ellos Central de Noticias, en la que habló de la reunión que este jueves mantuvo, junto a otros funcionarios, con los adjudicatarios del plan de viviendas TUVI industrializadas.

 

El encuentro comenzó a las 9 de la mañana y se extendió por poco más de una hora. “Vinieron todos, creo que no faltaba nadie. La reunión principalmente se centró en tres ejes, más allá de que obviamente hubo una larga conversación” indicó.

 

Esos tres ejes fueron: la continuidad de la obra, el mantenimiento del valor de las cuotas y la extensión de la garantía.

 

 

Diálogo

 

“Tuvimos un ida y vuelta donde ellos pudieron mostrar sus frustraciones que son reales y sinceras, pero más que nada nosotros queríamos dejar en claro que si bien esta obra hoy está culminando el contrato con la empresa actual, no es una obra que se frena. Sino que es una obra que se está trabajando desde hace un par de semanas para que tenga una continuidad lo más rápido posible” planteó.

 

Si bien no dio precisiones sobre los plazos que se proyectan, Galli señaló que “entendemos que los plazos en este tipo de cuestiones son clave justamente por la obra en sí misma, porque es una obra de vivienda y con el déficit habitacional que hay en el país a lo largo de años creo que es central poder continuarla lo más rápido posible”.

 

“En una primera instancia quisimos dejarles bien en claro que se está trabajando fuertemente para poder continuar la obra lo antes posible” subrayó.  Más adelante indicó que según el relevamiento municipal, el avance de obra es de 55%.

 

Respecto del segundo punto expuesto ante los adjudicatarios, se trató sobre “las cuotas que  se le van a cobrar cuando esta obra finalice –todavía no se tiene la certeza de cuándo va a finalizar- y cuando tomen posesión de la casa”. Hizo hincapié en que “la cuota va a ser del mismo valor que hubiera sido en marzo si se hubieran cumplido las condiciones contractuales”. “El Municipio se hará cargo de esa diferencia” subrayó el secretario.

 

Acerca de la garantía de obra, recordó que se había establecido en seis meses. En esta reunión, “le planteamos a los adjudicatarios que una vez que reciban la casa, a esos seis meses se le va a extender un año más de garantía”.

 

Errores

 

Otro de los temas que se habló fue la comunicación “que se tuvo y que se pretende tener de ahora en más. Uno entiende que la frustración no es solamente de parte de los adjudicatarios y sin ánimo de entrar en comparaciones, porque obviamente lo que se puede sentir desde el Municipio es incomparable con esta frustración que sienten los adjudicatarios, para nosotros también es una frustración” dijo.

 

 

 

Hilario Galli reconoció que “en los siete años de gestión que tenemos, los cientos y cientos de obras públicas que estamos llevando adelante, es la primera vez que nos toca estar en una decisión como esta y justamente en un plan de viviendas municipal, que era nuestra gran apuesta sobre todo en este sistema constructivo”.

 

“Puertas adentro analizamos todas las aristas que tuvo este proceso hasta el día de hoy. analizamos todos los errores en los que nosotros pudimos incurrir, obviamente pedimos disculpas del caso” remarcó.

 

En cuanto a la charla con los adjudicatarios, el titular de Gobierno municipal contó que “ningún adjudicatario planteó hoy salir del sistema. A título personal, como economista, empezar a pagar, en el mejor de los casos dentro de seis meses, una cuota a valor de marzo de este año me parece que es un negocio financiero bastante interesante para quienes resultaron adjudicatarios”.

 

 

Hizo hincapié en que accederán a un inmueble que ahora cotiza unos 8 millones de pesos, a un pago de 3 millones.

 

Igualmente, aseveró que “vamos a estar abiertos a escuchar a cada uno de ellos que llegado el momento pretenda no ser parte del proyecto”.

 

Cómo sigue la obra

 

Acerca de la rescisión del contrato, el secretario municipal sostuvo que “tomamos la decisión que sabemos teníamos que tomar. A veces lo que se reprocha es por qué no fue antes, por qué no fue después. En el medio pasan muchas cosas”. Con ello se refirió a las extensiones de plazo de obra y en ese sentido abundó sobre las causas para señalar que “hubo un montón de cuestiones que hicieron que la obra se retrase”.

 

“Se hizo una última extensión del plazo que era para poder levantar las torres donde iban a estar colocados los tanques de agua. En el medio hubo un montón de otros errores, errores de construcción, errores de cálculo, que todo eso durante estas últimas semanas hemos estado analizando exhaustivamente con todo el equipo de Obras Públicas. Fuimos con todo un equipo más amplio y estuvimos analizando una por una las casas, hicimos un inventario y con todo eso y nos sentamos con distintas empresas para analizar cómo seguir con esta obra” informó.

 

Según dejó saber, se avanzó en diálogo con empresas locales para seguir con los trabajos. “Por lo pronto nos estamos centralizando en las 14 casas que están adjudicadas, porque obviamente tienen la urgencia del adjudicatario y aparte nosotros tenemos intenciones de hacerlo lo más rápido posible” manifestó.

 

 

Ante la consulta por los contactos con otras empresas para que asuman los trabajos, indicó que “es una obra grande, que ya está en boca de mucha gente, que ya está en los medios, que de alguna manera se ensució políticamente, que era algo que nosotros todo el tiempo lo evitamos”. En ese punto, Hilario Galli apuntó contra la oposición: “se le hizo una utilización política a esta frustración. Y se exacerbaron estos sentimientos que había sobre los adjudicatarios que, obviamente cuando uno empieza a exacerbar esas cosas, las cosas terminan peor”.

 

“Por un lado entendemos su rol, pero por el otro entendemos también que ellos ensuciaron bastante el proceso y eso hace que sea más dificultoso acercarnos a hablar con otras empresas porque obviamente cuando algo está tan mediatizado, tan politizado, un empresario pone sus reparos para hacerse cargo pareciera que más que de una obra, de un problema. Eso es lo que trataron de dar a entender durante todo este tiempo” expresó sobre la charla con las empresas.

 

“Las empresas con las que están hablando pudieron ir a hacer inspecciones al lugar” adelantó. No obstante, quedó en claro que aún no hay claridad respecto de cuál firma será la futura encargada.

 

“La empresa que agarre tiene que ser una empresa que tenga espalda financiera, no solamente constructiva. Es una obra que hoy a grandes rasgos debe estar entre los 60 a 70 millones de pesos fácil por encima de lo que ya hizo la otra empresa. Este contexto económico, hace muy difícil que una empresa se haga cargo de algo empezado. Por eso las negociaciones que venimos teniendo tienen su complejidad” destacó.

 

 

¿Faltó control?

 

“Hablar de lo que podría haber sido no es fácil, obviamente que siempre hay cosas que se podrían haber hecho mejor. Tiene mucho de exógeno el fallo de la obra, en el sentido de toda esta situación macroeconómica, social, también tiene que ver con la empresa que adjudicó. Hubo muchos errores” reconoció el secretario de Gobierno.

 

No obstante, aseguró que “inspecciones hubo, se les fueron marcando los errores. Si se podría haber rescindido antes; sí obviamente. Pero uno en el día a día trata de subsanar, porque se sabe que en el momento en que se rescinde el contrato no es fácil lo que sigue después”.