Graduada de Sociales culminó un máster en universidades de Europa con mención honorífica

Ana Pía Recavarren culminó el Máster “Técnicas, Patrimonio y Territorios de la Industria”, a través de una beca Erasmus Mundus. Su investigación se focalizó en el patrimonio industrial de la localidad de Sierras Bayas.


Días atrás la Lic. Ana Pía Recavarren culminó el Máster “Técnicas, Patrimonio y Territorios de la Industria” (TPTI), postgrado coordinado por la Universidad Paris 1 – Panthéon Sorbonne (Francia), la Universidad de Padua (Italia) y la Universidad de Évora (Portugal), al que accedió a través de una beca del programa Erasmus de formación y movilidad internacional. La investigadora egresada de la Facultad de Ciencias Sociales obtuvo la máxima calificación, obteniendo la mención con honores (cum laude) en el acto realizado en la Universidad de Padua.

 

“Para mí es un gran orgullo haber llegado a obtener esta beca y poder haber finalizado el máster con tan buenos resultados, ya que siento que se condice con la calidad formativa que adquirí desde los 14 años en nuestra universidad pública. Siempre consideré que la educación pública argentina es un valor distintivo, de hecho la he defendido desde mi militancia estudiantil, pero esta experiencia no hace más que reforzar ese sentimiento”, manifestó con orgullo la Lic. Recavarren, quien cursó sus estudios secundarios en la Escuela Nacional Adolfo Pérez Esquivel (UNICEN).

 

En este sentido, agregó que a lo largo de estos años “he tenido excelentes profesores, no sólo por su profesionalismo sino también por su compromiso y creo que eso es más interesante; no sólo aprendí de ellos las teorías, los conceptos y los métodos de investigación sino también a pensar críticamente, a involucrarme con nuestros contextos y a hacer ciencia a partir de ellos. Creo que mi paso por el TPTI fue el fiel reflejo de eso y estoy orgullosa de no solo haber representado a mi grupo de investigación y colegas sino también a nuestra UNICEN”.

 

La Lic. Recavarren es la segunda egresada de la FACSO en culminar el Máster “Técnicas, Patrimonio y Territorios de la Industria”. El año pasado finalizó el mismo postgrado la Mg. Florencia Fernández Bertolini, y también a partir de fines de 2021 comenzó a cursarlo el Lic. Rodrigo Pallicer. En todos los casos, se trata de investigadores/as que integran el Grupo de Investigación en Antropología y Arqueología Industrial (GIAAI – NURES – FACSO). “Realmente es algo que le recomendaría a cualquier estudiante que tenga ganas de experimentar el estudio en el extranjero”, expresó con entusiasmo.

 

Doble desafío: estudiar en tres países y en pandemia

 

Una de las características del Máster es que, a lo largo de los dos años que se extiende la cursada, los y las estudiantes deben radicarse en distintas universidades de Francia, Italia y Portugal: la Universidad París 1, la Universidad de Padua y la Universidad de Évora. En el caso de la Lic. Recavarren, comenzó a cursar en plena pandemia por el Covid-19, a mediados de 2020.

 

En relación a esta dinámica de cursada, reflexionó que “en estos dos años he podido formarme en universidades históricas, con años de trayectoria en estudios sociales y, en efecto, he tenido la oportunidad de tener profesores expertos en materia patrimonial. La experiencia me ha permitido especializarme en el patrimonio industrial, adoptar nuevas técnicas de investigación y también, a través de estudios comparativos, comprender cuáles son las particularidades de los estudios que yo llevaba a cabo en la FACSO desde mis años como estudiante e integrante del GIAAI”, expresó.

 

Acerca de la emergencia sanitaria por el Coronavirus, cuando viajó desde a Argentina a Europa, en octubre de 2020, se encontró con dos experiencias totalmente opuestas: “Literalmente pasé de vivir confinada con mis padres en casa a vivir una vida ‘normal’, sin restricciones, en París”. Sin embargo, a lo largo de los últimos dos años “la situación fue fluctuando, viví dos confinamientos en Europa, muchas restricciones de movimientos para viajar, requerimientos de testeos, etc.”.

 

Tal es así que, si bien estuvo radicada en los tres países, la mayor parte de la trayectoria en el máster fue online, “y sólo nos encontrábamos en persona para alguna salida de campo muy específica. Sólo el semestre de Évora, Portugal, fue presencial, allí pudimos realizar todas las salidas de campo previstas, conocer en persona a los profesores, estar en las aulas, organizar workshops, etc.”.

 

 

Investigar el patrimonio cultural de Sierras Bayas

 

La tesis por la que la Lic. Recavarren recibió la calificación máxima en el máster se denominó “Recuperación, puesta en valor y reapropiación comunitaria del patrimonio industrial de Sierras Bayas (Argentina): el caso de ‘La Calera 1888’”. El proyecto que presentó al postularse a la beca Erasmus Mundus se vinculaba con los trabajos realizados previamente en el Grupo de Investigación en Antropología y Arqueología Industrial (GIAII – FACSO).

 

Para esto tomó como estudio de caso La Calera 1888, un sitio histórico recuperado de la localidad de Sierras Bayas, por lo que mantuvo contacto con la promotora del espacio, Cecilia Alves, y con vecinos y vecinas sierrabayenses. “Mi tesis abordó las particularidades de un proceso de recuperación patrimonial que es gerenciado por la comunidad misma. Me parecía interesante estudiar el cómo, el por qué y el para qué de una recuperación patrimonial como la de La Calera”, explicó la Lic. Recavarren.

 

Destacó que este caso se diferencia de los trabajados en las cursadas, “en su mayoría sitios industriales promovidos por los gobiernos locales o nacionales, por las mismas empresas u organizaciones gubernamentales -que reciben financiamiento, tienen profesionales pagos para diseñar los museos y para llevar a cabo investigaciones de campo, entre otros-“. En La Calera 1888, al tratarse de un proyecto que nació del interés vecinal, sucede algo totalmente diferente: “Me parecía que mi tema era original, que representaba lo que pasa en nuestras localidades y que era una manera de mostrar que existe otra manera de hacer patrimonio, de poner en valor”.

 

A lo largo de estos años se contactó de manera constante con vecinos y vecinas de Sierras Bayas, y con algunos de ellos/as aún se vincula. “Si tenemos en cuenta que la comunidad de Sierras Bayas es una comunidad comprometida con su ciudad, que está interesada por su historia y el cuidado de ella, hay mucho por hacer”, reflexionó la Lic. Recavarren. Tal es así que cuando regrese a la Argentina “quiero seguir investigando el caso de Sierras Bayas, de la riqueza e importancia de sus estructuras industriales pero también de lo que éstas significan para sus habitantes, los vecinos de la ciudad están en constante movimiento, reivindican su historia y exigen a las autoridades la protección de los vestigios de la industria minera, creo que investigaciones en estos sitios son más que importantes”.