Tras 12 años y medio, condenaron a un olavarriense a tres años de prisión por abuso

“Da un poco de paz” indicó la madre de las víctimas del caso, aunque denunció la enorme demora en los tiempos por parte de la Justicia: “es responsable de todo lo que hemos tenido que soportar”.


El pasado jueves, la Justicia condenó a un olavarriense a tres años de prisión en suspenso por un caso de abuso sexual tras 12 años y medio de idas y vueltas entre el hecho y la resolución de la Justicia. “Da un poco de paz” dijo la madre de la víctima, quien tuvo duras críticas a los tiempos que tiene el poder judicial.

 

El hecho se registró en el año 2010 cuando la madre de la víctima denunció en Comisaría de la Mujer, y luego de muchísimas idas y vueltas la causa terminó en el Juzgado de Familia “y nunca se hizo la denuncia penal por sugerencia de unos abogados que me sugirieron que olvide el hecho, siga mi vida y me trataban de loca”.

 

Señaló además que a la causa de abuso se le sumaron hechos de “violencia de género, amenazas de muerte y maltratos de todo tipo” y al no haber denuncias penales la situación empeoraba dado el intento de revinculación de la víctima con el agresor.

 

En 2016 se contactó con “Olavarría Despierta” y fueron desde allí quienes orientaron a la mujer a denunciar en fiscalía, tras realizar dicha demanda, por un año no hubo movimientos. En 2017, y con el apoyo y acompañamiento de la ONG “Anímate” se hizo público el caso en una radio abierta, y además “tomé conocimiento de que tenía más denuncias por abusos a menores. Confirmó que “hoy esas causas siguen abiertas y está imputado, pero hay más personas que aún no denunciaron”.

 

A 8 años del hecho realizaron la Cámara Gesell a la hija y otras pericias psicológicas a la madre y hermanas de la víctima.

 

Tras 12 años y medio de sucedido el hecho, finalmente se juzgó a Carlos Marcelo Luna y fue condenado a tres años de prisión en suspenso, y seguirá en libertad dado que el monto de la pena es excarcelable.

 

La madre denunció que durante todos estos años “fueron complicando el camino poniendo diversas trabas. Se encargaron de tratarnos de locas y mentirosas en todos lados, amenazando, amedrentando, hostigando, acosando, y hasta empujando en la calle, a mis hijas y a mí”. Y acusó: “La “Justicia” es responsable de todo lo que hemos tenido que soportar”.

 

En el repaso, indicó que hubo varias situaciones de revictimización, “botones antipánico que no funcionaban, restricciones y medidas que no se cumplían” y que incluso hoy sigue incumpliendo medidas legales.

 

“De todos modos, los años que le den no van a borrar todo lo que vivimos, pero al menos nos da un poco de paz, tener algo de Justicia en favor de nosotras” cerró la publicación.