César García sobre la falta de agua: “es un desprecio hacia el usuario y consumidor”

El abogado y referente de la lista opositora cuestionó a Coopelectric y al Municipio. Aseguró que el problema sigue y es sostenido. “Se podría hacer un amparo colectivo” planteó como posible paso legal.


 

El abogado César García habló con Central de Noticias sobre los reclamos en torno a la falta de agua y la falta de presión en el sistema de distribución de obras sanitarias a cargo de Coopelectric. El referente de la lista opositora a la actual conducción de la cooperativa aclaró que se trata de “reclamos verbales” que recibió en “entrevistas personales” en los últimos días, y subrayó que la problemática continúa.

 

“Mucha gente me consultó. No tienen presión y algunos ni siquiera tienen agua” aseguró. Señaló que son habitantes de los barrios Pikelado, Dorrego, Avellaneda e Isaura, “son barrios con casas comunes, sin demanda de agua a nivel industrial” describió.

 

Expuso que la problemática que se hizo más fuerte la semana pasada, con vecinos que padecieron hasta siete días consecutivos sin agua en sus domicilios, en realidad “es sostenida”. “Hay zonas de la ciudad que en la noche sí tienen presión. Pero un vecino de mi casa estuvo sin agua y anoche (por el martes) recién tuvo otra. Hoy (por el miércoles) en mi casa no se llena el tanque, no hay presión” dijo García.

 

 

Interpretó que la situación no es nueva. “Hace años que viene así. En mi domicilio hace más de cuatro años que en noviembre o diciembre se baja la presión” contó para agregar que ante ello colocó en su casa “una bomba que presuriza la poca agua que ingresa. Tuve que invertir en una obra que no debería haber hecho porque Coopelectric no brinda ni la presión ni la potencia suficiente”.

 

Multicausalidad

 

Explicó que la problemática se da “por muchos factores”. En primer lugar señaló a “las altas temperaturas que generan mayor demanda de uso de agua”. En segundo lugar se refirió a “el nivel de napas. Al no haber suficiente lluvia las napas tienden a bajar”.

 

A continuación mencionó que “los pozos están hechos desde hace años, hace mucho que no se hacen nuevos pozos”, lo que contrastó con que hay “mayor cantidad de bocas de agua, por el crecimiento de la ciudad” en referencia a la cantidad de conexiones al sistema.

 

Otro aspecto al que se refirió es que “las actuales bombas y motores, según el balance que tengo, no veo inversión ni recambio de maquinaria para presurizar y extraer”.

 

Un último tema expuesto es “el FOI, el Fondo de Infraestructura que tiene la Municipalidad para este tipo de cuestiones, que tiene millones disponibles, no se utiliza para hacer nuevos pozos”.

 

En ese punto, García tuvo en cuenta que “es responsabilidad del estado el servicio básico de suministro de agua, pero está concesionado a través de la cooperativa. Un nuevo pozo lo tiene que hacer el estado y luego la cooperativa tiene la función de extraer, presurizar, abrir nuevos tendidos para suministro de agua, abrir nuevas bocas, cobrar la factura y brindar el servicio adecuado”.

 

 

Responsabilidad y roles

 

Acerca de los reclamos que los usuarios han presentado en la concesionaria, el abogado afirmó que “la cooperativa se desentiende diciéndole a las personas que van a hacer un reclamo que ellos solamente cobran la factura. Esto es una mentira y es una falacia. Porque esa no es la contraprestación, ellos deben suministrar agua potable”.

 

Con ello tuvo en cuenta que por declaración de la Constitución Nacional y de la Constitución Provincial, el agua es un derecho humano. En ese nivel ubicó la responsabilidad de la prestadora del servicio: “Coopelectric tiene como contraprestación la obligación de hacer que es suministrar agua potable, en tiempo y forma en el lugar donde la persona viva y tenga su domicilio. El agua tiene que ser potable y saneada”.

 

En cuanto a la actuación del Municipio, sostuvo que “el Estado no controla, no supervisa y no invierte. Y Coopelectric no invierte, no prevé, administra mal, otorga mal el servicio y encima quiere cobrar”.

 

 

“Cuando fueron las personas descontentas y furiosas a la cooperativa reclamar que no tenían agua, en cualquier ciudad civilizada lo que hace la empresa es brindar agua potable en botellón casa por casa para que tengan agua para sobrevivir y agua saneada para limpieza, lavado de ropa, de pisos” añadió.

 

A su vez, planteó que dado que la falta de agua es “prioritaria y urgente”, en esta instancia “debería intervenir la Justicia”.  Apuntó a hacer “denuncias particulares o colectivas”, incluso en la Autoridad del Agua, el organismo de control provincial. “Se podría hacer un amparo colectivo. Ya la Suprema Corte por este mismo problema ha fijado multas a las empresas, ha ordenado la perforación de nuevos pozos y la extracción de agua para cubrir el servicio deficitario”. A modo de ejemplo citó fallos en contra de la empresa AySA que brinda el servicio en CABA y el conurbano.

 

Resumió que el problema “es una mala administración, es una falta de previsión, es un desprecio hacia el usuario y consumidor porque lo toman por tonto. La solución es darle información a la gente. Hay que decirle que el servicio es el de suministro de agua potable y saneada, y como contraprestación ellos tienen que abonar una factura y un canon”.

 

Reiteró que la cooperativa debe “salir a brindar agua en los domicilios”, y se quejó de que “nadie de la cooperativa fue a las casas, están escondidos detrás de un escritorio cobrando sus sueldos exorbitantes mientras que los usuarios están sin agua”.

 

Siguió la manifestación por falta de agua: corte de calle en el centro