La FIO recicló y donó 20 computadoras para jardines y escuelas de Olavarría

La entrega se realizó a través del Consejo Escolar. “Este reciclado de computadoras ayuda a reducir la brecha digital, es decir, la desigualdad que hay en cuanto al acceso, uso o impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación” se indicó.


La Facultad de Ingeniería cierra el año con varios objetivos en uno: acondicionar 20 computadoras en desuso y donarlas a diferentes escuelas de Olavarría a través del Consejo Escolar. De ese modo, se cumple con un fin solidario pero a la vez ambiental y educativo, con una propuesta capaz de achicar la brecha digital.

 

Se acondicionan, formatean o limpian, depende del estado de cada equipo. El ingeniero Ricardo Mulle explicó que “se entregaron veinte PC reacondicionadas. Algunas fueron donadas por la firma Cementos Avellaneda y otras eran de la Facultad, incluso había monitores”.

 

El acto de entrega se concretó la semana pasada y contó con la presencia del vicedecano de la FIO Oscar Cabrera; la secretaria de Extensión, Vinculación y Transferencia, Gabriela Hüls; el responsable del Centro de Desarrollo Emprendedor e Innovación (CDEI), Joaquín Domato; y Ricardo Mulle como responsable de la iniciativa.

 

 

En representación del Consejo Escolar estuvo el presidente, Bruno Di Carlo, junto con autoridades de jardines y escuelas que resultaron beneficiados. Las instituciones que recibieron las computadoras restauradas fueron seleccionadas por dicho organismo estatal y fueron la 52, 1, 37, 16, 81, 10, 32, 56, 907, 923, 57, 60 y 929, además del SAD (Secretaría de Asuntos Docentes), Tribunal Descentralizado y Consejo Escolar.

 

La iniciativa se llevó adelante a través del Departamento de Ingeniería Industrial de la FIO en el marco de un proyecto que promueve “la reutilización de hardware obsoleto”, según precisó el ingeniero en sistemas Ricardo Mulle.

 

En el inicio de la propuesta el docente contó con el acompañamiento de estudiantes pero dicha participación se vio acotada durante la pandemia. “Algunas cosas se reutilizan y de dos o tres PC se arma una sola. A veces las computadoras solo requieren de una limpieza y formateo general” expresó Mulle.

 

Brecha y residuos

 

“Este reciclado de computadoras ayuda a reducir la brecha digital, es decir, la desigualdad que hay en cuanto al acceso, uso o impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación” se indicó. Además se agregó que “de esta manera, estudiantes de diferentes niveles educativos de Olavarría podrán acceder a herramientas informáticas que resultan determinantes en la sociedad del conocimiento”.

 

Por otra parte, las PC que ya no se usan se transforman en desechos electrónicos y son una gran amenaza tanto para el ambiente como para la salud de las personas.

 

 

En 2019 Naciones Unidas (ONU) advertía que el mundo generaba casi 50 millones de toneladas de basura electrónica, un volumen que alcanzaría para levantar 4.500 Torres Eiffel. Solamente el 20% de esos residuos son reciclados y, si nada cambia, se estima que podría haber hasta 120 millones de toneladas de chatarra electrónica en 2050.

 

“Todo lo que no sirve es residuo electrónico y se deriva a las campañas que hace la Municipalidad. La idea es reutilizar todo lo que se pueda y generar la menor cantidad de residuo posible”, cerró el ingeniero Ricardo Mulle.