Chamula espacio autogestivo: “No nos están dejando trabajar”

Así lo remarcó Laura Tropea, una de las referentas del espacio. Las quejas por ruidos siguen estando, incluso cuando se realizan talleres de teatro por la tarde.


Luego de varias quejas por ruidos molestos durante todo el año hacia Chamula espacio autogestivo, la problemática sigue igual. Las citaciones y Control Urbano siguen apareciendo, pero también las ganas de solucionar cualquier inconveniente desde el espacio.

 

Central de Noticias dialogó con Laura Tropea, referenta del espacio quien expresó que “siempre es la misma vecina, no hubo denuncias de otras personas del barrio. Y siempre es el mismo ritual. Tenemos que explicar quienes somos, que estamos acá, que funcionamos hace más de 8 años y qué hacemos. Todos los fin de semanas los esperamos”.

 

La última vez que Chamula se presentó ante el Juzgado de Faltas fue el pasado jueves 22 por un acta librada el 7 de agosto donde se estaba realizando una varieté con sketch de humor, juegos teatrales con el público, y un dúo de música.

 

 

“La música y los aplausos hizo que venga Control Urbano cuando estaba terminando. Todavía no nos hicieron ninguna multa. Hicimos el descargo, pero el sábado 17 que festejamos el cumpleaños de Chamula también volvieron a venir que es la primera vez que terminamos 1:30″ comentó Tropea.

 

De todas maneras, desde Chamula intentaron muchas posibilidades para llegar a un acuerdo: “Los maples de huevo no sirvieron. Estuvimos averiguando y la propuesta era acustizar su sector -que era muy costoso- pero la persona dio muchas vueltas para buscar el presupuesto así que ahora nos sugirieron poner una biblioteca grande para que el sonido impacte menos” expresó la referente del espacio.

 

 

 

Por las tardes, el espacio autogestivo dicta talleres de circo, entrenamiento actoral, taller de telas entre otros. “Creemos que es una cuestión más personal por sus dichos en redes sociales. Ya no es solo las bandas de música como antes, Control Urbano también pasó en pruebas de sonidos con dos chicas y una guitarra y también en talleres a las cuatro de la tarde. Los vecinos quieren que juntemos firmas para apoyarnos, pero por ahora no lo creemos necesario “contó Tropea.

 

 

Los espacios culturales autogestivos de la ciudad están esperando por una nueva ordenanza. “La que existe es muy antigua, del 2016 y no condice con la realidad actual de Olavarría. Mete a todos en una misma bolsa. Nosotros pedimos un encuadre legal (al ser espacios sin fines de lucro) se necesita no solo de la pata del Estado para apoyar y acompañar si no entender cómo empiezan los espacios culturales autogestivos. Pedimos también que quienes entren dentro de la ordenanza sean cooperativas, murgas, asociaciones civiles, mutuales y un encuadre de horarios para poder trabajar tranquilos” remarcó la referente.

 

“No nos están dejando trabajar. Nadie habla de quitarle derechos a nadie y creo que se debe poder en algún momento llegar a algún tipo de acuerdo. La otra vez la vecina puso en redes algo así de que “con el pretexto de que están trabajando”. Claramente hay desconocimiento de lo que pasa acá adentro, de lo que es un espacio cultural. No hay voluntad del otro lado” agregó.

 

Además, Tropea expresó que “los demás espacios culturales de la ciudad nos apoyan y nos queremos organizar el año que viene para la nueva ordenanza porque hace años que vinimos pidiendo lo mismo. Hemos tenido charlas entre todos y ven claramente lo mismo que vemos nosotros: que esto es un hostigamiento”.

 

 

Por último, Tropea comentó que hay mucho todavía por hacer. Se necesita porque Olavarría es una ciudad muy grande y tiene un capital artístico que no sé si lo dimensionamos y no deja de sorprenderme”.