Más allá de la ley

Cuando las copas se levanten este domingo a las 00:00, no solo se va a despedir el año 2022, también comenzará a regir la nueva ley aprobada por la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, conocida como “alcohol cero”.


Por Marcos Pascua

 

En una Argentina donde parece difícil lograr acuerdos o consensos políticos, hay una ley que logró gran unanimidad en la provincia de Buenos Aires y es la ley que se conoce como “alcohol cero”.

 

Hasta hoy, 31 de diciembre 2022 la concentración máxima de alcohol para conducir automóviles particulares se ubica en el 0,5 g/l, valor que es menor para motociclistas (0,2 g/l) y para conductores o conductoras profesionales (0,0 g/l), esos valores serán justamente los modificados luego de que el viernes 16 de diciembre de 2022 se aprobara con 193 votos a favor la reducción a 0,0 g/l para todos los conductores independientemente del vehículo en el que se transporten.

 

Números

 

Según las estadísticas de seguridad vial de la provincia de Buenos Aires, durante el 2022 se encontraron 6162 casos de alcoholemia positiva, en contraste con los 5185 del 2021. Si bien, los casos de alcoholemia positiva anuales encontrados, tienen que ver con la cantidad de controles realizados en ese año, los números (y la irresponsabilidad) no dejan de ser altos.

 

Otro dato que se desprende de este informe es que el 55% de las multas o penalidades por alcoholemia positiva ocurrieron en personas de entre 20 y 40 años, siendo el 37% de las víctimas jóvenes de entre 15 y 37 años. De esta manera, determinaron que el alcohol está presente en uno de cada cuatro siniestros viales. De allí se desprende este “cambio cultural” que buscan según declaraciones del Ministro de Transporte de la Provincia de Buenos Aires.

 

La ley

 

El proyecto aprobado hace dos semanas, prohíbe la conducción para quienes registren un nivel de alcoholemia superior al 0,00 g/l, además de prohibir la conducción y aplicar severas penalidades, “a quienes hayan consumido medicamentos, psicotrópicos, estimulantes o sustancias que reduzcan las capacidades de manejo” de cualquier tipo de vehículo.

 

A partir de mañana, quienes conduzcan con valores de hasta 499 miligramos de alcohol en sangre, recibirán tres meses de inhabilitación, superando este valor y hasta los 999 miligramos, ese tiempo se duplica y será de 18 meses en el caso de concentraciones mayores a 1000 miligramos de alcohol en sangre. Vale aclarar que, durante el primer año, las personas que sean encontradas conduciendo con una concentración de alcohol de hasta 499 miligramos, serán sancionadas únicamente con la asistencia y aprobación de cursos especiales de educación y capacitación para el correcto uso de la vía pública.

 

De esta manera, Buenos Aires se suma a las provincias de Chaco, Chubut, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Río Negro, Salta, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Tucumán y allana el camino a la aprobación de la ley a nivel nacional.

 

Más allá de la ley

 

Contar con una ley de este tenor en la provincia y probablemente, a nivel nacional, baja un mensaje más que claro a la ciudadanía, si tomás, no podés conducir.

 

El valor de 0,5 g/l en sangre deja a la especulación lo que cada persona puede consumir en función de su percepción, pero a partir del 2023 esto va a dejar de ser así, ya que por poco que tomes, vas a estar en infracción. En los países donde esta ley se ha aplicado, se vio una reducción de la siniestralidad vial, veremos qué pasa en nuestra provincia y qué números vamos a tener el próximo año, lo que sí es claro, es que no se puede conducir bajo la influencia de sustancias y eso es importante.

 

Claro que como siempre, su efectividad dependerá de la comunicación y sobre todo de los controles, pero debido al consenso que obtuvo y a la claridad del mensaje, no deja de ser una ley muy importante.

 

Así que ya sabés, si tomás no manejes y si vas a manejar no tomes.

 

Feliz año. Nos leemos en el 2023.