“No puede impedirse el viento, pero hay que saber hacer molinos”

El camino a la aprobación del Presupuesto 2023 en el HCD. Lo que dejaron los cierres de año de distintos sectores políticos y del Municipio.


(Este es un extracto del newsletter Volver a las Fuentes*, realizado por Josefina Bargas y Alexis Grierson)

 

“Acompañarlo es una muestra de responsabilidad política”

 

Martín Endere, presidente del bloque Juntos, metió presión el mismo domingo de Navidad, ni abrió los regalos de Papá Noel y ya había hecho declaraciones públicas. El objetivo estaba más que claro.

 

Dijo que no habría inconvenientes para acompañar el proyecto de Presupuesto 2023 y que significaría, en caso de que el Frente de Todos lo acompañe  “una muestra de responsabilidad política”.

 

 

En una probable sospecha de que la oposición diría que no al Presupuesto, el concejal buscó exponer la intención hablando del orden en el que fue realizado el proyecto, más teniendo en cuenta que bajo su visión “queda claro que salud, obras públicas y el acompañamiento a los vecinos son prioridades de esta gestión”.

 

Endere volvió a hacer mención al tema “autonomía” del Municipio pero no de los fondos como aquella vez de 2019, sino de decisiones: “Olavarría se caracteriza por ser un Municipio que se viene gestionando con eficiencia, lo que implica más ahorro y eso se traduce en mayor cantidad de obras”; agregando que “es un Municipio que decide con plena autonomía las obras que realiza, pensando siempre en el vecino y en el crecimiento de todos”.

 

“Más vale prevenir..” dice el dicho. Y Endere, en una clara movida defensiva ante lo que sucedería días después, cargó las culpas por una posible postura contraria a la oposición.

 

Un rechazo anticipado

 

Galli, junto con el apoyo del radicalismo, ya tenía los votos suficientes para aprobar el Presupuesto 2023. Con la matemática bien clara, el acompañamiento de la UCR era prácticamente un hecho y un milagro podría torcer el destino del proyecto. Con resultado puesto, el Frente de Todos anticipó su jugada y en conferencia de prensa confirmó que no votarían la propuesta del Ejecutivo.

 

Juntos se lo recriminaría horas después: el Frente de Todos acompañó uno de los últimos 4 Presupuestos, y si nos extendemos al inicio de la gestión Galli, 2 Presupuestos en 7 años. ¿Lo curioso? Se trató del Presupuesto 2016 y Presupuesto 2020, los dos votados luego de que Ezequiel Galli triunfara en las elecciones.

 

 

Más allá de eso, todos los concejales del interbloque tomaron la palabra y explicaron, área por área, por qué el Presupuesto no debía ser votado por la oposición. El punto más fuerte lo dio Maximiliano Wesner, que avizoró que en el estudio del proyecto detectaron “desinversión” en obra pública más allá de lo anunciado por el intendente Galli.

 

Además de la subestimación de partidas -que, nobleza obliga, es algo bastante típico de este tipo de presupuestos- encontró una contradicción metodológica: solamente se tienen en cuenta las actualizaciones presupuestarias vía precio y no vía cantidad. Por ejemplo, en la Tasa de Explotación de Canteras se estimó la venta de 400 mil bolsas de cemento menos “en términos reales” lo que cambia el resultado sustancialmente.

 

En obras públicas, Wesner comparó 2015 con 2022 y resultó que -siempre en términos reales- “de cada peso que entraba más de 20 centavos se destinaban a obra pública. Hoy apenas 13 centavos de cada peso que ingresa se destinarán a obra pública” enfatizó.

 

Tras ello, todos los concejales intentaron mostrar que el recorte se dio en todas las áreas, con el ejemplo más claro en Cultura y en ítems como producciones artísticas: “tenemos solo 1.300.000 pesos para todo el año 2023. Si a ustedes les parece que eso le va a alcanzar a los artistas locales para concretar sus ofertas…” dijo Mercedes Landívar.

 

Con todos los referentes del Frente de Todos acompañando la conferencia, la intención fue mostrar que el sector más importante de la oposición local plantaba bandera en torno a la discusión de proyecto de ciudad. En la semana se escuchó en varias ocasiones, por citar otro ejemplo, el tema vivienda y un proyecto para la temática (devenida en problemática).

 

 

Wesner denunció que el Presupuesto de Galli tiene proyectadas 10 viviendas para 2023. A los pocos días, el CECO anunciaría junto a la Provincia la construcción de 100, en el regreso de las construcciones de viviendas en gran proporción. Y una más que interesante y valorable respuesta para el problema habitacional en la ciudad. El plazo de construcción de ese centenar de unidades es un año y se espera que comiencen las obras en dos meses.

 

(Agregamos que entre los agradecimientos, el secretario general gremial Miguel Santellan también hizo un apartado para los equipos del Municipio que colaboraron en los diseños de las viviendas y prestaron colaboración logística para las cuestiones administrativas)

Miguel Santellán: “Siempre ha sido de una importancia latente la vivienda en nuestro gremio”

 

El discurso más fuerte lo dio Juan Sánchez, y fue lo que quizás le puso más picante a la previa del Presupuesto (y que derivó en alguna respuesta oficial implícita, como el título de este newsletter): dijo que el 2022 “fue un año donde la corrupción atravesó el corazón de la gestión de Galli. Más de 100 denuncias por venta ilegal de terrenos lo corroboran. Un secretario, amigo, socio, es investigado. Un asesor de su riñón es procesado y sostenido económicamente desde la política de su partido. Se sigue sosteniendo a un concejal claramente inhabilitado por incompatibilidad con la función pública, ya que es parte de los pagan y es parte de los cobran”.

 

Cargó contra las Tuvi industrializadas a las que catalogó de “capricho” y estimó que costarán “el doble o el triple de su valor por proveedores amigos e inexpertos”. En la conferencia, y al otro día en la sesión, Sánchez también hizo hincapié en el aumento notable del presupuesto de publicidad de un año a otro: de presupuestar 8 millones en 2022, pasaron a 90 millones en 2023. Algo del tema también dijo la UCR en el HCD.

 

El Frente de Todos adelantó el rechazo, dio algunos puntos que hemos escuchado otros años pero en lo discursivo la dureza era mucho mayor. Y dejó las puertas abiertas a una sesión que se preveía larga, con fuertes exposiciones y muchos cruces. No nos equivocamos.

 

La sesión

 

Más de seis horas se extendió el martes. Fue atípica además porque prácticamente todos los concejales hablaron. El récord se llevó Celeste Arouxet, más de una hora de discurso con críticas que prefiguraron su rechazo al presupuesto. Hizo cuestionamientos técnico contables y políticos: “es el peor presupuesto de los últimos siete años” definió.

 

Claro, la representante de Ahora Olavarría compone un unibloque y no tiene con quién dividir intervenciones como las restantes bancadas. Se lo hizo notar a la presidenta cuando le advirtió por la extensión.

 

 

Los cruces más fuertes en la sesión se dieron entre Maite Salerno y Juan Sánchez, y entre Celeste Arouxet y Sebastián Matrella. En ambos casos por situaciones externas pero que se plantearon en el marco del debate por el reparto de fondos.

 

La defensa del oficialismo tuvo dos columnas de contención: Guillermina Amespil y Martín Endere. La primera atacó los discursos de la oposición con una defensa del trabajo de elaboración del presupuesto. El presidente del bloque apuntó contra el Frente de Todos con críticas a sus gestiones nacional y provincial.

 

El martes cerca de las 16 se votó y hay Presupuesto 2023 para la gestión municipal: las manos de Juntos y UCR le dieron la mayoría. Ezequiel Galli lo celebró en redes, sin alusión directa, con una referencia quijotesca.

 

 

Cuando la coalición tira para abajo, es mejor estar todos unidos

 

El jueves, ya sobre la chicharra de cierre de año -y por fuera de las bromas del Día de los Inocentes- el Frente de Todos cerró el año con un importante acto en Mariano Moreno: 700 personas, los referentes del espacio en el escenario y César Valicenti como único orador marcando lo que será un 2023 largo, de mucho trabajo y, para ellos, la posibilidad de intentar disputarle el poder a Ezequiel Galli.

 

 

Si hubiese habido un premio a “Mister Simpatía” se lo llevaba, con creces, Maximiliano Wesner. De los 700 presentes, es probable que haya saludado a 650 como mínimo, charla con todos, intercambio y una larga caminata para llegar a su silla ubicada de frente a los presentes debajo del escenario del salón del club.

 

Un párrafo para el regreso a la centralidad de Federico Aguilera, que si bien sonó a importancia por su rol en la Provincia, es noticia verlo ocupar nuevamente los primeros planos tras un 2022 que lo tuvo centrado en la subsecretaría de Minería.

 

Presentación, uno a uno, de todas las autoridades presentes, repaso de cada cargo y ovación a los referentes de las agrupaciones que también compartían escenario. Valicenti explicaría minutos después que el acto se dilató porque “tenemos que conocer el lugar que ocupa cada compañero y compañera, fundamental para estar cerca de los vecinos”.

 

Un discurso 100% local, que marcó el correlato final del planteo del Frente de Todos durante la semana: discutir la gestión al Municipio. Incluso, en un apartado de su oratoria, dijo que “no buscamos una confrontación con la fuerza política que hoy le toca gobernar el municipio. Simplemente les queremos transmitir que hacen falta cosas porque lo vemos todos los días”.

 

 

Volvió a mencionar las Tuvi y nuevamente colgó las medallas de la política de vivienda impulsada por la Provincia en Olavarría: 30 casas construidas por el gremio AOMA y el anuncio reciente de CECO. “El eje de la política de vivienda en Olavarría tiene que ser central” dijo.

 

Revalorizó el Festival del Libro realizado meses atrás, catalogado como “un hecho trascendental en la ciudad y que había sido historia e icono de la cultura en el centro de la provincia de Buenos Aires” en la comparativa con “Libros en Olavarría”.

 

Y otra vez hizo mención, como Juan Sánchez -y en el debate por el Presupuesto- de la situación con las Tuvi: “Si no era por el FDT, Olavarría se quedaba con 14 casas prefabricadas de madera que terminaron siendo una estafa para toda la ciudad y la verdad que no le dieron respuesta a la gran demanda que hoy tiene la ciudad en términos habitacionales”.

 

En el repaso, también recordó la situación de los terrenos y las denuncias por venta ilegal de tierras: “se cometió quizás el mayor delito de la historia de Olavarría: se vendieron 100 terrenos privados, con escrituras truchas, con participación de funcionarios, profesionales, escribanos, abogados. Un expediente que todavía no tiene ningún imputado ni ningún llamado a declarar” criticó a la Justicia, en uno de los hechos más trascendentales de 2022.

 

 

Estuvieron todas las agrupaciones del Frente de Todos, incluso algunos dirigentes de líneas que no se han visto muy cercanas al espacio, presentes en el lugar. Los grandes ausentes fueron, quizás, los integrantes de Olavarría al Frente, que no hicieron mención al acto ni se pudo ver, al menos en la repasada realizada por este newsletter, a los dirigentes integrantes de la agrupación.

 

Un acto que muestra las particularidades de Olavarría en torno a la conformación -y el momento- que atraviesa el Frente de Todos. La mayoría de las agrupaciones que se mostraron unidas en el acto del jueves -y en todos los brindis de fin de año- son las que a nivel nacional o provincial se encuentran más distanciadas.

 

Es quizás el valor que se busca mostrar de cara al año próximo. Críticas y cuestionamientos existen, la identidad es clara, pero pensando en el futuro se trabaja en conjunto de cara a 2023. La gran pregunta es cómo este trabajo derivará en una síntesis de una lista o de una propuesta electoral con tanta incertidumbre ya sin Cristina Fernández de Kirchner en el mapa electoral.

 

Más brindis y cierres de año

 

A todos los brindis de cierre de año de las agrupaciones del Frente de Todos se le deben sumar otros espacios políticos que, a las claras, no pertenecen a la coalición opositora a nivel local y también a lo sucedido con el Intendente Galli, que cerró el año con un brindis junto a sus funcionarios y legisladores.

 

 

Olavarría al Frente mostró su trabajo en un corto periodo de tiempo desde su fundación encabezados por sus referentes Einar Iguerategui, Germán Aramburu, Hernán Parra, Sergio Milesi y Adriana Capuano. Todos ellos hablaron sobre lo realizado, expusieron los ejes centrales sobre los que se enfocarán de cara a las elecciones del próximo año y se refirieron a los desafíos por venir. En una clara muestra de que la agrupación “está pero no está” dentro del Frente de Todos, será interesante ver sus movimientos de cara a lo que viene, el 2023.

 

El Intendente Galli, por su parte, cerró el año con dos actividades: marcando un claro eje de su gestión, entregó actas de afectación a vivienda a vecinos de nuestra ciudad en un trámite que es fundamental para tener tranquilidad sobre la titularidad de una vivienda. El jefe comunal resaltó el trabajo del equipo de Legales y de la Dirección de Casa de Tierras y Regularización Dominial, tanto, que dijo que “es un equipo que trabaja muy bien, y lo digo siempre con orgullo, porque incluso nos lo dicen de Provincia, realmente el equipo está para escucharlos, para atenderlos y poder lograr llegar a este día”.

 

 

Luego, el viernes fue el momento de brindis con empleados, funcionarios y concejales y ya cerrar el 2022, un año complejo para la gestión pero que en sus propias palabras los encuentra muy fuertes para encarar el 2023, año donde -probablemente- el Intendente Galli busque su tercera gestión a cargo del Partido de Olavarría.

 

Solo el voto popular confirmará o no esa intención.

 

* Un extracto

 

Esta publicación es parte de la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes que escriben Alexis Grierson y Josefina Bargas. La edición completa está disponible aquí y se pueden realizar suscripciones y aportes únicos aquí.