Francisco Ferrari: “Estoy emocionado, hay mucha más gente buena que gente de mierda”

Uno de los periodistas despedidos habló la realidad de los trabajadores de prensa en El Popular. Las muestras de cariño, el respaldo de los gremios y el futuro por conquistar.


Francisco Ferrari fue secretario de redacción de diario El Popular hasta el mes de noviembre. Durante la jornada del lunes fue despedido de la empresa tras 30 años con un telegrama de tan solo una línea “que decía que a partir del día de la fecha prescindían de mis servicios. Nada más”.

 

Francisco Ferrari es mucho más que eso. Periodista comprometido, buen maestro, buen compañero, respetado por sus colegas, amigo incondicional, padre de Tomás, radioaficionado de la primera hora. Una persona íntegra, justa, con los valores que muchos pregonan, pero pocos tienen. Él si los tiene y seguramente eso le habrá costado mucho.

 

El trabajador de prensa estuvo en la masiva manifestación que se realizó este martes por la mañana frente a El Popular y que culminó en el Ministerio de Trabajo, ante una nueva audiencia por el conflicto salarial que mantiene la empresa.

 

 

“Estoy un poco emocionado. En 30 años no tuve una sanción, un apercibimiento, un conflicto con un compañero o con un jefe. Si ellos consideran conflicto que yo quería cobrar porque no me pagan desde noviembre, es otro tema”, señaló en el medio de los abrazos de las personas que se acercaron a acompañar el reclamo.

 

Valoró “las muestras de cariño de colegas, de compañeros, ex compañeros y de los gremios. Y quería remarcar lo de los gremios que están tan demonizados muchas veces, pero cuando nosotros estábamos absolutamente solos, cuando empezamos con esto hace cuatro o cinco años, muchos de ellos estuvieron con nosotros”.

 

“Entiendo por qué los demonizan, porque son los que no dejan que te pisen cuando estás en el suelo. Me quedo con la figura del sindicalista noble”.

 

 

“Me da más orgullo ser trabajador de prensa que periodista. Destaco también el apoyo de todos los colegas. Estuvimos todo el tiempo acompañados y creo que puede servir para no permitir lo que nosotros dejamos avanzar acá”, indicó Ferrari.

 

Agradeció el apoyo y sostuvo que “me quedo con ese amor y no con los dos o tres perversos que nos cagaron la vida todos estos años. Me han ofrecido trabajo, guita, comida… estoy emocionado, hay mucha más gente buena que gente de mierda”.

 

De ahora en más, la vida profesional de Francisco Ferrari será “buscando nuevos rumbos y haciendo Radioaficionados”.