¿Se vienen las aguas vivas?: registraron altas temperaturas en la superficie del mar

Los especialistas aseguran que las condiciones están dadas para que proliferen las medusas


El Gabinete de Oceanografía Física del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep) informó que la temperatura del agua en la superficie del océano en Mar del Plata promedió los 19,5 °C durante diciembre de 2022, el registro promedio más alto durante ese mes en los últimos diez años.

 

Los datos fueron obtenidos con un termómetro SBE38 instalado en la Estación de Observación Costera (EOC) del SHN, a intervalos de 5 minutos, indicó el Inidep a través de un comunicado.

 

Así, la temperatura del agua en la superficie durante diciembre de 2022 promedió los 19,5 °C, mientras que el promedio de 2013 a 2022 fue de 19,1 °C.

 

Además, entre los días 6 a 8 y 18 a 24 de ese mes, la temperatura superó al 75% de todos los valores ordenados de forma creciente registrados desde diciembre de 2013. El día 22 se registró el valor máximo mensual de diciembre entre 2013 y 2022, con 23,5 grados.

 

Dadas las condiciones climáticas actuales vinculadas al fenómeno de La Niña, causante de sequías y caracterizada por reducción de precipitaciones, estas marcas térmicas de la superficie del mar están dentro de lo normal. No obstante, ante esta circunstancia, es probable que en las playas comiencen a aparecer las temidas aguas vivas, medusas y tapiocas.

 

Así lo confirmó a esta agencia el doctor en Ciencias Biológicas e investigador del Conicet Agustín Schiaritti. “Están dadas las condiciones para que haya muchas medusas”, aseveró.

 

Las tapiocas son una especie de medusa imperceptible al ojo humano. Pueden generar reacciones cutáneas que las personas no pueden asociar a la picadura de una agua viva.

 

 

Las tapiocas son unas medusas bastante chicas y bien transparentes, te entran en la yema de un dedo, y por eso no se ven a simple a vista. Si agarrás en un vaso una muestra de agua ahí si las vas a poder ver moviéndose, pero en el mar no se ven”, explicó a esta agencia Schiaritti, ante el fenómeno que se desarrolló el último verano en las playas bonaerenses.

 

El veneno de las tapiocas, cuando toca en zonas de la piel más duras en general no se siente, pero cuando alcanza las mucosidades, los ojos, las zonas más sensibles como las axilas, o ingresan dentro de la malla, ahí sí pueden generar una urticaria y una reacción.

 

Cómo tratar las lesiones

 

– No aplicar agua dulce, ya que puede hacer que si quedó algún filamento siga largando la toxina;

 

– No exponer al sol la zona afectada;

 

– No rasparse la zona lesionada con arena o con toallas;

 

– Aplicarse alguna compresa fría (no con agua dulce);

 

– No es conveniente usar orina o vinagre, como se conoce popularmente, porque no calma la lesión;

 

– Se puede usar alguna crema para quemaduras;

 

– Si la molesta persiste al cabo de las horas, consultar al médico.

 

Fuente: DIB.