Récord para el cemento: los despachos crecieron 7% en 2022

La actividad completó dos años consecutivos de crecimiento. El año pasado se despacharon 12,9 millones de toneladas, el volumen más alto de la última década. Caída mensual en diciembre.


Los despachos de cemento cerraron 2022 con 12.976.332 toneladas, un 7% más que el nivel de 2021, de acuerdo con un informe de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP).

 

De esta forma, la actividad completó dos años consecutivos de crecimiento, luego de que en el trienio 2018-2020 acumulara un retroceso del 19,1%, en los dos primeros años por el retroceso de la industria de la construcción y en el último por la irrupción de la pandemia de coronavirus.

 

En diciembre los despachos de cemento tuvieron un descenso del 9,4%, con 936.893 toneladas, que se compusieron de 932.661 toneladas destinadas al mercado interno (con una baja del 9% en la comparación interanual) y 4.232 para la exportación (54,7% de caída en relación con diciembre de 2021).

 

 

Como no hubo importación de cemento (al igual que en los últimos 48 meses) el consumo interno volvió a ser igual al despacho local.

 

Las proyecciones provisorias de la AFCP presentadas en octubre daban cuenta de un nivel esperado para todo el año pasado de 13,2 millones de toneladas, por lo que los despachos efectivos fueron 1,7% inferiores a los previstos.

 

De todos modos, las 12,9 millones de toneladas constituyeron el mayor volumen de anual desde 2012, según las estadísticas que la asociación presenta en su página oficial.

 

 

En los años 2015, 2017 y 2021 el volumen de despachos superó también los 12 millones de toneladas, pero no alcanzó al total anual del año pasado cuando se acercó a los 13 millones.

 

Los datos de producción, despacho y consumo de cemento en el país son cruciales para la economía de Olavarría: la industria tiene en el Partido de Olavarría el corazón de su funcionamiento, con más del 50% de la producción nacional.

 

Los impactos alcanzan de forma directa a la generación de empleo y de forma indirecta a los recursos municipales, ya que la Tasa de Explotación de Canteras que percibe el municipio por la actividad minera se nutre en un 90% por el sector cemento. El llamado Impuesto a la Piedra es el tributo de percepción propia más importante para la Municipalidad de Olavarría.

 

 

Contexto industrial

 

La agencia Télam señaló que la evolución de los despachos coincide con la de la actividad económica en general y la de la industria de la construcción en particular, que mostró un descenso a partir del proceso de devaluación del peso iniciado en el segundo trimestre de 2018, con una especial incidencia en el mercado inmobiliario.

 

Como la construcción no estuvo incluida entre los sectores esenciales en el inicio de las restricciones por la pandemia, los despachos de cemento tuvieron un descenso pronunciado en los primeros meses de esa etapa.

 

Sin embargo, a medida que las restricciones se fueron flexibilizando, evidenciaron un repunte que se reflejó en un crecimiento ininterrumpido entre septiembre de 2020 y diciembre de 2021, parcialmente interrumpido en enero de este año.

 

 

En abril y mayo de 2021, cuando se restablecieron algunas restricciones a la actividad de la construcción en medio del aumento de casos de Covid-19, los despachos mostraron caídas mensuales, aunque mantuvieron la tendencia positiva interanual.

 

Por tratarse de uno de los principales insumos del sector, el incremento de los despachos de cemento es tomado como anticipo de los datos de la actividad general del sector de la construcción, que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dará a conocer el 8 de febrero próximo.