Ruidos Molestos: “hace cuatro años que estoy haciendo el reclamo”

Lo afirmó María del Carmen Martínez, una vecina que reclama sobre la música fuerte en una quinta ubicada enfrente de su casa. Además remarcó: “estoy medicada, lo vivo como un trauma. Tengo tratamiento psicológico y psiquiátrico”.


Este lunes, María del Carmen Martínez, una vecina de Villa Aurora hizo público su reclamo sobre ruidos molestos en la puerta de la Municipalidad.

 

“Decidí venir hoy porque me levanté a desayunar tranquila en mi casa y a las 10 de la mañana ya estaba un parlante en la quinta de enfrente” explicó la vecina sobre la quinta ubicada entre las calles Las Orquídeas y Pelegrino.

 

María del Carmen Martínez es abogada y contó a Central de Noticias que el reclamo comenzó hace 4 años: “Ya vine más de 20 veces a pedir soluciones, porque hago todo lo que tengo que hacer como vecina, recurriendo a las autoridades, haciendo todo lo que hay que hacer pero las cosas no cesan. Es desgastante estar todos los días llamando. Vienen, bajan la música y después la vuelven a subir. No hacen actas o si las hacen no les importa. No se toman otras medidas”.

 

Además, expresó que “ayer estábamos con gente y tuvimos que llamar a Control Urbano porque no podíamos ni hablar entre nosotros, el día anterior también. Mi suegra va y se tiene que sacar los audífonos. Es algo que no termina más desde hace 4 años. Además de la impotencia, porque uno se siente hasta culpable de estar llamando todo el tiempo. Hoy me harté”.

 

 

Por otra parte, María del Carmen señaló: “Estoy medicada, lo vivo como un trauma. Tengo tratamiento psicológico y psiquiátrico, pero es un trauma que no cesa. Es constante. No depende de mí. Voy a la psicóloga para hacer todo lo que tiene que ver con un proceso de entendimiento, hago actividad física para calmar todo lo que esto me genera, que es un desgaste físico impresionante”.

 

Según contó la vecina, se presentó en habilitaciones y “dicen que ellos no toman denuncias por falta de habilitación, es una quinta pero la usa para eventos. ¿Cómo puede ser que una quinta que no está habilitada siga haciendo eventos?” y agregó: “Me van rotando con todos los funcionarios pero no pasa nada. No hay respuestas, estoy sobrepasada”.

 

“Es todos los días. No hay un día que no haya música. Hay gente que es más educada y otra que no. El dueño evidentemente ni siquiera les avisa, una falta de respeto, una impunidad. Estoy a más de 23 metros. No es que estoy pegada, no comparto pared ni nada pero se escucha todo. Ponen los parlantes en el patio. No tengo un momento de silencio, ni siquiera puedo escuchar música si yo quiero” remarcó María del Carmen Martínez.

 

En relación al reclamo, la vecina del barrio Villa Aurora apuntó contra el Municipio y contó que “la secretaria me dijo que el Intendente no está. El funcionario que mejor responde es Mario Busto que había presentado un proyecto sobre quintas pero que no hubo voluntad política para tratarlo. Seguramente voy a accionar contra el Municipio por incumplimiento de funciones”.

 

En la misma línea, contó que la quinta estuvo funcionando en pandemia y “vinieron, les hicieron bajar la música, se fueron y la volvieron a subir. Siete veces llamé durante la pandemia. Es una tomada de pelos de parte de los funcionarios, de las personas que están abajo. Voy a tomar medidas judiciales contra el Municipio y contra el vecino. Es hacer daños y perjuicios contra el vecino. Me va a dar plata pero no se va solucionar el problema, al menos me va a pagar la cantidad de gastos que tengo en medicación. No me va a dar una respuesta inmediata, sé lo que es un proceso judicial y puede tardar cinco o seis años”.

 

Por último, expresó que “nosotros también habíamos presentado un proyecto (Ruidos Molestos en el grupo de Facebook) pero como es tan amplio tampoco lo pueden largar. Parece que es muy difícil para los concejales estudiar un tema, sin que se ofenda ninguno, pero para eso les pagamos. No tenés como ciudadano común herramientas para que te escuchen. Estoy con tratamiento médico, tendría que estar tranquila pero no tengo paz. Yo quiero una respuesta”.