Nuevo espacio para atención de animales en la Unidad 38 de Sierra Chica

“Es un avance notable tener este lugar para contar con mejores comodidades y seguridad en conservación de medicamentos, vacunas e instrumental específico” resaltó el veterinario Fernando Romero, quien trabaja desde hace 20 años en la Unidad 38.


En la cárcel de Artes y Oficios fue habilitado un nuevo espacio destinado a la atención de animales que en la dependencia se encuentran destinados a la seguridad y a los programas tratamentales de los detenidos.

 

Se trata de un sector donde el veterinario del establecimiento, Fernando Romero, brinda los servicios del Plan Sanitario Preventivo como las vacunas antiparasitarias, tratamientos de patologías y curación de heridas, así también pequeñas cirugías.

 

La veterinaria de la Unidad 38 brinda atención a los animales incluidos en el semoviente de la Dirección General de Trabajo Penitenciario, también a los animales de recreación de la granja como peces, gallinas, patos, gansos, pavos reales y de campo.

 

 

Un punto importante para destacar es que, a partir de la instalación de este espacio, los perros con los cuales trabaja el personal del Grupo de Intervenciones Especiales de la Unidad también recibirán la atención y los controles necesarios, además de colaborar con las dependencias penales vecinas que integran el Complejo Penitenciario Centro Zona Sur.

 

Fernando Romero trabaja como veterinario en la Unidad 38 desde hace 20 años, quien destacó la importancia de este espacio y dijo que “es un avance notable tener este lugar para contar con mejores comodidades y seguridad en conservación de medicamentos, vacunas e instrumental específico”.

 

La iniciativa de Romero fue acompañada por el entonces jefe de talleres Carlos Izarra y el actual jefe de dicha sección Germán Casas, con el apoyo del Director del establecimiento carcelario, Inspector Mayor Guillermo Deandreis quien manifestó que “hemos trabajado para que este proyecto culminara con éxito ya que es una parte importante en cuanto al tratamiento de los detenidos, fomentando la empatía la compasión y la responsabilidad. Está comprobado que las personas que cuidan de los animales desarrollan un mejor control de sus impulsos, habilidades sociales y autoestima”.